AnalesIIE77, UNAM, 2000. Arte y ciencia a través de las ... · n elemento iconográficoconstante...

of 28/28
5 ANALES DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ESTÉTICAS, NÚM. 77, 2000 MARÍA DE LOURDES NAVARIJO ORNELAS instituto de biología, unam Arte y ciencia a través de las imágenes de aves en la pintura mural prehispánica U n elemento iconográfico constante en el arte prehispánico son las imágenes de aves, en razón de que éstas se encuentran de manera reiterada en la arquitectura, en la cerámica y en la pintura mural de numerosos sitios arqueológicos a lo largo y ancho del territorio nacional. ¿Cuál es el significado de esa presencia constante? En un primer nivel la respuesta se encuentra en que la presencia de diferentes especies de aves constituye en sí misma una prueba de la importancia cultural que se les otorgó, puesto que las aves están referidas a un dato arqueológico. Esto implica, en otras palabras, que al estar en un muro pertenecen a un sitio en particular y, por tanto, corresponden a una cultura que dejó distintos testi- monios de su manera de pensar y de sentir a través de la expresión plástica en un momento de su historia. En consecuencia y como un segundo punto está el hecho irrefutable de que estas imágenes de aves son parte de un lenguaje pictórico, el cual, las más de las veces, es de carácter metafórico. Sin embargo, la pintura mural como legítima expresión plástica goza de valor artístico en donde las imá- genes sustentan los conceptos. Sobre este aspecto es de interés retomar lo que Elías Trabulse 1 sostiene en sus análisis históricos sobre arte y ciencia, pues 1. Elías Trabulse, Arte y ciencia en la historia de México, México, Fomento Cultural Banamex, 1995, p. 17.
  • date post

    18-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    212
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of AnalesIIE77, UNAM, 2000. Arte y ciencia a través de las ... · n elemento iconográficoconstante...

  • 5ANALES DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ESTTICAS, NM. 77, 2000

    MARA DE LOURDES NAVARIJO ORNELASinstituto de biologa, unam

    Arte y ciencia a travs de lasimgenes de aves en la pintura

    mural prehispnica

    Un elemento iconogrfico constante en el arte prehispnico sonlas imgenes de aves, en razn de que stas se encuentran de manerareiterada en la arquitectura, en la cermica y en la pintura mural denumerosos sitios arqueolgicos a lo largo y ancho del territorio nacional.

    Cul es el significado de esa presencia constante? En un primer nivel larespuesta se encuentra en que la presencia de diferentes especies de avesconstituye en s misma una prueba de la importancia cultural que se lesotorg, puesto que las aves estn referidas a un dato arqueolgico. Estoimplica, en otras palabras, que al estar en un muro pertenecen a un sitio enparticular y, por tanto, corresponden a una cultura que dej distintos testi-monios de su manera de pensar y de sentir a travs de la expresin plsticaen un momento de su historia.

    En consecuencia y como un segundo punto est el hecho irrefutable deque estas imgenes de aves son parte de un lenguaje pictrico, el cual, lasms de las veces, es de carcter metafrico. Sin embargo, la pintura muralcomo legtima expresin plstica goza de valor artstico en donde las im-genes sustentan los conceptos. Sobre este aspecto es de inters retomar lo queElas Trabulse1 sostiene en sus anlisis histricos sobre arte y ciencia, pues

    1. Elas Trabulse, Arte y ciencia en la historia de Mxico, Mxico, Fomento CulturalBanamex, 1995, p. 17.

  • por extrao que pueda parecer, es precisamente a travs del arte que la cien-cia configura su propia historia ya que sin imgenes la ciencia sera inexplica-ble. Y si bien mucho se ha discutido acerca de la existencia o no de unaciencia prehispnica, por carecer sta de un mtodo cientfico, no deja de serrelevante la circunstancia de contar con un nutrido catlogo de especies re-presentadas en la pintura mural prehispnica.

    Este planteamiento nos conduce a un tercer punto de gran inters, esdecir, el concerniente a la diversidad de especies de aves involucradas en lapintura mural. En efecto, no se trata de un ave en exclusiva sino de variasespecies las que figuran en las diferentes escenas, ya que convergen diversasaves acuticas, aves de presa diurnas y nocturnas, guacamayas y loros, palo-mas, colibres y otras. Dicha diversidad es un indicador de que la efigie deuna determinada ave no slo puede ser vista como parte de una obra artsti-ca, porque esa misma diversidad tambin lo es de la estrecha relacin queexistiera con el medio, debido a que esa relacin influy de muchas manerasen los procesos culturales. De esta suerte la fisonoma del ave, el color de suplumaje, su comportamiento y el ambiente fsico en el que se desenvuelvetuvieron un peso definitivo en la estructuracin del lenguaje pictrico.

    Es incuestionable que esa diversidad de especies form parte sustancialdel repertorio de conceptos religiosos y filosficos, as como de los sucesospolticos y sociales ms relevantes. Basta con revisar algunos murales paraconstatar que un nmero considerable de aves fue seleccionado, de entre lagran variedad de estmulos visuales que proporciona el ambiente natural demodo preferente, como el instrumento ms apropiado para su representacinsimblica.

    Asimismo, no debe quedar de lado que el anlisis de las imgenes denotaun cmulo de conocimientos de ndole morfolgica y conductual propios decada especie, amn de estar implcita una referencia directa al ambiente fsi-co. Este tipo de acontecimientos permite hablar de las aves no slo comoparte de una iconografa del arte prehispnico, sino que al mismo tiempoobvia la existencia de una singular iconografa avifaunstica, porque, despusde todo, las aves son las protagonistas del reto de transformar creencias ysucesos en imgenes concretas para narrar una historia de tonalidades diver-sas en los murales.

    Por consiguiente, y desde mi punto de vista, la importancia de las avesrepresentadas en la pintura mural prehispnica reside en que constituyen unregistro verdico de la diversidad de especies conocidas y valoradas. Del

    6 mara de lourdes navarijo ornelas

  • mismo modo, este registro grfico provee de informacin detallada sobre losconocimientos de morfologa y sobre los hbitos de cada especie, lo que fa-culta para establecer, de acuerdo con lo mencionado por Trabulse,2 unanueva inteligibilidad de la realidad, a la vez emprica y artstica.

    En funcin de lo expuesto en los prrafos anteriores, la finalidad de estacontribucin es la de examinar, con base en el inventario de especies de avesrepresentadas en la pintura mural de Teotihuacan y de cinco sitios arqueol-gicos de la zona maya, las modalidades en la representacin grfica; si bien almismo tiempo se busca plantear, aunque de forma general, los argumentosque auxilien en la explicacin del papel de las aves en el complejo lenguajepictrico aludiendo a las cualidades particulares de cada especie.

    Realidades y abstracciones

    En numerosas muestras de pintura mural se observan en distintas posicionescabezas, picos, alas, colas y patas que denuncian la presencia de un ave. Estasaves son presentadas de dos maneras bsicas: en actitudes con carcter natu-ralista o revestidas de atributos sobrevalorados y simblicos. En ambas situa-ciones se puede llegar a encontrar un equilibrio entre la naturalidad de lasformas y las frmulas metafricas, ya que, a pesar de las estilizaciones vincu-ladas con el diseo, los rasgos que distinguen a una especie o un patrn deconducta en particular fueron exaltados sobre otros caracteres, lo que per-mite veladamente su identificacin genrica. Al respecto, es convenienterecordar la propuesta de Marta Foncerrada de Molina3 sobre los motivosestudiados en Teotihuacan, pues en este sentido seala que los cambios enel manejo de la forma natural estn imbricados en el desarrollo histrico dela organizacin poltico-religiosa y del ritual teotihuacanos. Por consiguien-te, el manejo de las formas naturales involucra un juego de valoracin y deequiparacin de cualidades entre la condicin y acciones humanas y las avescomo instrumentos simblicos.

    La mayora de los organismos representados son mostrados con sus rasgosfisonmicos ms distintivos, lo que permite distinguirlos de otras especies.

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 7

    2. Ibidem, p. 21.3. Marta Foncerrada de Molina, La representacin de pjaros en el arte teotihuacano, en

    Anales del Instituto de Investigaciones Estticas, vol. XV, nm. 57, Mxico, 1989, p. 7.

  • As, un mismo carcter, como el pico, fue recreado hbilmente de diferentesformas. Un pico largo, delgado y afilado como espina distingue a un colibr,mientras que un pico ganchudo y de aspecto fuerte sugiere, casi siempre, quese trata de un ave rapaz y, sin duda, un pico que muestra una gran abertura yun saco glandular expandido acusan la presencia de un pelcano. De manerasimilar, en los murales quedaron consignadas las caractersticas de las patas ypies con sus respectivas diferencias funcionales, pues nunca se hizo uso de unave acutica para representar las acciones de trasladar objetos con las patas,ya que aves como los pelcanos, los flamencos o los patos, al ser aves quenadan o que vadean, suelen tener dedos unidos, al menos hasta cierto grado,por membranas, o bien los dedos son lobulados y no aptos para la sujecinde objetos. Para dicho fin tampoco se puede pensar en los pies sumamentepequeos y dbiles de golondrinas, vencejos y colibres. Entonces, para re-presentar de modo particular una accin de movimiento y transporte con losmiembros inferiores, aves como los caracara, guilas, bhos y otras rapacesfueron seleccionadas por sus pies con dedos muy potentes y separables conamplitud que les permite sujetar y llevar a sus presas (vase ms adelante elcaso de las aves en procesin de Totometla, en Teotihuacan).

    Tomando en cuenta que las aves fueron tratadas con naturalidad, o bienque lo fueron concedindoles atributos simblicos especficos, se puedededucir que como parte de la preparacin o formacin de los pintores pri-varon necesariamente los conocimientos de historia natural. Este acervo fueconjugado en diferente medida con las ideologas y simbolismos, aun cuandono deja de ser una realidad, como condicionante en cada una de las crea-ciones, la destreza propia del o de los artistas, as como el grado de percep-cin que se tuviera sobre las aves elegidas.

    Poder recrear diferentes imgenes de aves con sus caractersticas distinti-vas, pero inmersas en un lenguaje simblico, representa una serie de inconve-nientes. Entre ellos destaca el movimiento continuo de los organismos, elcual repercute en las oportunidades reales de observacin y, por ende, en laretencin de los detalles, a lo que se suman las dificultades que trae consigola ubicacin de los sitios de percheo y de alimentacin donde las aves puedenser vistas; tambin constituyen un problema para el observador los reflejos deluz que inciden sobre el plumaje y la talla del ave.4 Desde luego que, aunadoa estos aspectos, hay que tener presente que la intencin al dibujar un ave

    8 mara de lourdes navarijo ornelas

    4. Lourdes Navarijo, Las aves en el mundo maya prehispnico, en La pintura mural pre-

  • nunca fue la de lograr una imitacin minuciosa ni reproducirla bajo cnonesdescriptivos; ms bien se puede decir que se seleccionaron y privilegiaronciertos rasgos que de manera directa correspondan a los propsitos de lacomposicin.5 Esta coyuntura hace que la imagen recreada posea una doblefuncin, pues, adems de ser un elemento grfico, ofrece un respaldo para elmensaje pictrico, dada la fuerza de las composiciones.

    Partiendo del hecho de que las aves fueron representadas parcialmente(slo la cabeza, cabeza y patas, en tres cuartos) o con el cuerpo completo,para su estudio he reconocido tres modalidades bsicas en la representacin,contando con una cuarta para reunir los fragmentos para su estudio sis-temtico (cuadro 1). Cabe sealar que en otra oportunidad6 present unaprimera versin sobre esta propuesta de anlisis.

    I. En una escena se observa un solo individuo y, por tanto, una solaespecie de ave, como en el caso de la guacamaya verde que figura en elCorredor 15, Mural 1 en Tetitla, Teotihuacan (figura 1); una garza morena enposicin de vuelo en picada en el centro de la escena conocida como aldeamaya a orillas del mar, o como complemento del dios de la muerte unmilano fue dibujado en la zona basal exterior del lado norte del Templo delos Guerreros en Chichn Itz, Yucatn.

    II. Ms de una representacin grfica en la escena, pero una sola especiede ave. Ejemplo de ello lo tenemos en el Cuarto 22 de Tetitla donde se apre-cian dos zopilotes o auras; los caracara o quebrantahuesos pintados en elPozo 12, cuadros 1, 2 y 3, Y, J y K en el sitio Purificacin-Pirmide, denomi-nado tambin Totometla; la sucesin de loros (17 individuos) representadosde perfil en un tablero de la Zona 2, Templo de los Caracoles Emplumados,Subestructura 2, en Teotihuacan (figura 2).

    III. Por ltimo, en la escena pueden figurar varios individuos de aves quepertenecen a diferentes especies. Los casos ms ilustrativos son las dosespecies de paloma recreadas en el Mural 2 del Cuarto 1 en la Zona 4, Ani-

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 9

    hispnica en Mxico, Mxico, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Instituto deInvestigaciones Estticas, vol. ii, rea maya, t. iii, Estudios, 2001, pp. 221-253.

    5. Ibidem.6. Navarijo, Por qu es de utilidad conocer la identidad de las aves representadas en la

    pintura mural prehispnica, en Coloquio Cantos de Mesoamrica. Metodologas cientficas enla bsqueda del conocimiento prehispnico, Mxico, Universidad Nacional Autnoma de M-xico, Instituto de Astronoma, Facultad de Ciencias, 1995, pp. 315-322.

  • 10 mara de lourdes navarijo ornelas

    Figura 1. De cuerpo entero una guacamayaverde (Ara militaris) se observa en el Mural1, Corredor 15 en Tetitla, Teotihuacan. Foto:Eduardo A. Cerezo.

    Figura 2. En un tablero de la Zona 2 correspondiente al Templo de los Caracoles Empluma-dos figuran 17 loros (Amazona albifrons). Foto: Pedro Cuevas.

  • males Mitolgicos, en Teotihuacan (figura 3); los dos loros y siete guaca-mayas rojas del mural 1, Los pjaros, en Xelh, Quintana Roo, y las cincoespecies de aves con por lo menos 16 individuos en la Estructura 1 de Xueln,Campeche.

    Aunados a estos tres niveles de representacin grfica y de acuerdo conlos anlisis efectuados, de igual forma he identificado cinco niveles de inte-gracin temtica (cuadro 1), puesto que en el discurso pictrico las aves figu-ran de manera independiente o en la composicin forman parte de:

    a. Alguno de los objetos representados, como lo es una tapadera de unrecipiente o especie de vasija en forma de una cabeza de bho situada a lospies de una figura sedente de perfil plasmada en el Cuarto 27, Mural 1 enTetitla, Teotihuacan (figura 4). Se trata de un bho de acuerdo con la hechu-ra y posicin de los ojos, el pico y la disposicin de las plumas a ambos ladosde la cabeza; los asideros del recipiente simulan un par de orejas.

    b. Las aves forman parte de los elementos que integran la vestimenta alser parte de los disfraces empleados o en funcin del uso que se hiciera de lasplumas para la confeccin de las variadas prendas, como se observa en ciertospersonajes teotihuacanos.

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 11

    Figura 3. En posiciones animadas, dos espe-cies de paloma se encuentran en el Mural 2del Cuarto 1, Plataforma 1, en la Zona 4 lla-mada Animales Mitolgicos. Foto: Eduar-do A. Cerezo.

  • c. Toda el ave o partes de ella forman parte de un tocado: como el colibrde cuerpo completo que aparece en el Mural 1 conocido como Los sacrifi-cadores en la Estructura A del sitio de Mulchic; o las tres cabezas de ave conel pico entreabierto que son parte de los elaborados tocados que pertenecen ados sacerdotes que figuran en los murales de la Zona ii, Gran Conjunto, enTeotihuacan (figura 5).

    d. Como individuos autnomos tambin es posible reconocer a las aves,si bien esto puede ser de una manera complementaria dentro de los elemen-tos que integran la escena: como el pelcano dibujado en los murales 1, 4 y 5del Cuarto 13 en el Conjunto del Sol en la Zona 5A, en Teotihuacan, dondeadems podemos ver varias cabecillas de ave (figura 6).

    e. Por otra parte, en una escena el o los individuos de aves constituyen eltema central, por lo que se les puede considerar como los principales perso-najes. Tal es el caso de las aves de Xueln, de Xelh, las guilas de Tetitla quese distribuyen en el Prtico 25, Murales 3-6; Patio 25, Mural 25, y Corredor25, Mural 7, o bien en Atetelco las aves de cuerpo completo parecidas a

    12 mara de lourdes navarijo ornelas

    Figura 4. Un objeto con forma de cabeza de bho fue situado a los pies de un personajesedente en el Mural 1 del Cuarto 27 en Tetitla, Teotihuacan. Foto: Pedro Cuevas.

  • guilas sobre un pedestal, situadas en el Patio Norte o Patio 3, Prtico 1,Murales 2-3.

    La informacin contenida en el cuadro 1 seala bsicamente que, de lastres modalidades propuestas, la tercera sobresale hasta este momento, ya quevarios individuos de aves que pertenecen a diferentes especies figuran demodo predominante sobre aquellas representaciones en donde slo hay unaespecie (modalidad 1 con siete casos estudiados), o bien la de varios ejem-plares de una especie (modalidad ii con seis casos). En una primera instanciaeste resultado denota la importancia de las aves como elementos iconogrfi-cos, pues las tres modalidades fueron cubiertas. Por otra parte, esta informa-cin tambin hace manifiesta la existencia de una preferencia selectiva desti-nada a cubrir las diferentes necesidades de carcter naturalista o las decontenido metafrico al elegir una o varias especies de aves en relacin conotros grupos animales.

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 13

    Figura 5. Tres pequeas cabezas de aves que muestran el pico entreabier-to. Son parte de un elaborado tocado que porta un sacerdote que fuereconocido en el Cuarto 1, Murales 1-2, de la Zona II, Gran Conjunto,en Teotihuacan. Miller, 1973.

  • En cuanto a los niveles de integracin temtica, los anlisis practicadosindican que las aves como individuos independientes aparecen de maneraequitativa como elementos que complementan una escena, o bien como loselementos iconogrficos que constituyen el tema principal del mural, esto es,17 casos detectados respectivamente (cuadro 1). Sin embargo, cabe apuntarque pueden surgir algunas modificaciones numricas conforme se avance enlos exmenes de otros murales, pero ello no obsta para que de nueva cuentasea ratificada la importancia de las aves en el discurso pictrico de acuerdocon el simple hecho de haber podido definir, hasta el momento, cinco cate-goras en el anlisis.

    Imgenes y contextos

    Los beneficios de conocer la identidad biolgica de las diferentes especies deaves que se encuentran en la pintura mural residen, principalmente, en lasposibilidades que se abren para trabajar en la comprobacin de los estudiosdisponibles hasta la fecha. No obstante, al mismo tiempo, la identificacintaxonmica de una determinada ave, como parte del conjunto de elementosiconogrficos reunidos en una misma escena, coadyuva a complementar la

    14 mara de lourdes navarijo ornelas

    Figura 6. En el Cuarto 13, Murales 1, 4 y 5 del Conjunto del Sol perteneciente a la Zona 5A sepuede apreciar la imagen de un pelcano como elemento complementario en la escena. Dibu-jo: Alfonso Arellano.

  • lectura al dar otro peso a los procesos de esclarecimiento de los porqus deesa presencia y de su relacin con los otros elementos. Adems, al conocer laidentidad biolgica se cuenta con otros cimientos para el planteamiento denuevas interpretaciones iconogrficas que derivan en diversas propuestas queenriquecen la informacin existente.

    Aunado a estas tres posibilidades de investigacin, otro punto que no hasido considerado totalmente es el vinculado con la inestimable informacinbiolgica que cada imagen de ave puede proveer. El examinar desde el puntode vista biolgico las imgenes es de importancia porque, entre otros aspec-tos, se carece de fuentes para concertar una aproximacin con el universo deconocimientos de historia natural existentes en el mundo prehispnico.

    Tomando en cuenta estos eventos y conforme a los objetivos previstos decontar con un inventario de especies que nos informen sobre las impli-caciones simblicas de las aves, se presentan en el cuadro 2 las dieciocho es-pecies determinadas hasta este momento, ms diez aves reconocidas slo anivel genrico; esto hace que se cuente en total con quince familias de aves.Las diversas especies que integran este cuadro son un reflejo de la estima ges-tada hacia las aves al convertirlas en un frtil recurso iconogrfico bien cono-cido y valorado para poder ser incorporado en las expresiones pictricas. Surepresentacin fue lograda con tendencias naturalistas ms que simblicas, yslo en un nivel contextual es que se puede juzgar la calidad y cantidad deatributos simblicos conferidos a cada imagen.

    Antes de adentrarnos en la exposicin de algunos de los casos estudiados,es oportuno dejar asentado que el anlisis de la identidad taxonmica de lasaves teotihuacanas y mayas ya fue dado a conocer en tres obras que antece-den a esta contribucin, y que son producto de los estudios realizados dentrodel Seminario de la Pintura Mural Prehispnica en Mxico que coordinaBeatriz de la Fuente. Por este motivo, estimo que la revisin de unos ejem-plos es suficiente para poder advertir la riqueza de especies y para apreciarconjuntamente la calidad artstica de las representaciones.

    Siguiendo la propuesta contenida en el cuadro 1 respecto a las modali-dades de representacin grfica y de integracin, se tiene que, de entre lasdiecisis aves reconocidas en el Cuarto 1 o Sur de la Estructura 1 en el sitio deXueln, Campeche, tres de ellas corresponden a imgenes de la esbelta aveacutica que mide 850 mm, y que es conocida como anhinga americana,tambin llamada pato aguja o pato serpiente (Anhinga anhinga; figura 7).Debido a que en el mural se encuentran alternados varios individuos de aves

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 15

  • de diferentes especies, se puede considerar de manera individual a cada uno delos cuatro grupos de aves reconocidas como elementos que se complementanen la composicin. Sin embargo, la reunin de las diferentes especies plas-madas constituye el tema central de dicho mural.

    Se identifica como anhingas a tres de los individuos (los nmeros 4, 6 y10) porque la cabeza presenta lo que parece ser un corto copete, que corres-ponde a las plumas laterales que posee la anhinga. Tambin es interesanteadvertir, de acuerdo con la posicin de las alas en las tres aves estudiadas, unacoincidencia del diseo del hombro, es decir de las plumas que se distinguenen la regin escapular de la anhinga. El cuello es otro rasgo notable en las re-presentaciones, y se le puede ver de dos formas, esto es, flexionado o se obser-va corto porque tal vez se encuentra recogido. La explicacin a esta situacinse encuentra en que en la anhinga es muy largo y serpentino porque poseeveinte vrtebras, lo que le permite al ave curvarlo, al estar posada o volando,hasta adoptar una forma de S o de G. La cola es tiesa, larga y redondeada enla punta. El pico es afilado y finamente dentado en las dos orillas cortadoras.

    16 mara de lourdes navarijo ornelas

    Figura 7. La anhinga americana es una de las cinco especies de aves que sepueden reconocer en el Cuarto 1 o Sur de la Estructura 1 en Xueln, Campeche.Digitalizacin: Ricardo Alvarado.

  • Considerando las pruebas comparativas sealadas, estas caracterizacionespueden ser calificadas como naturalistas, si bien se deben tomar en cuentatambin los argumentos conductuales y de hbitat generales. Estas aves fre-cuentan ros y lagos, aunque suelen ser ms abundantes en esteros, y se lespuede ver posadas en las ramas o en los troncos cercanos al agua. Su dieta secompone principalmente de varias clases de peces, empero consumen insec-tos acuticos, sanguijuelas, camarones, ajolotes, lagartijas, vboras de agua yhasta pequeos cocodrilos.7 El mtodo de caza consiste, segn lvarez delToro,8 en mantener el cuello recogido y bucear a gran velocidad detrs de lospeces para que al tenerlos a su alcance puedan desplegar el cuello muy rpi-damente para atravesarlos con el agudo pico, o bien, pueden permanecerposadas y atraer a los peces por medio de su sombra oscura, para luego lan-zarse tras su presa bajo el agua. Despus de observar las posiciones y rasgosde estas tres aves, resulta admisible que este comportamiento sea el que acu-san dos de las aves (la 6 y la 10), ya que la nmero 4 parece ya haber cazado yse dispone a comer, pues se encuentra sosteniendo con el pico una especie demorena.

    De igual forma son de carcter naturalista los dos zopilotes o auras que seencuentran en el Cuarto 22 de Tetitla (figura 8). stos corresponden a la ca-tegora de ms de una representacin grfica de una sola especie, y sonel tema central de los Murales 1 y 2. En forma animada cada zopilote apareceposado sobre un gran caracol, al que sostienen con el pico empleando paraello un sujetador a manera de collar. La posicin adoptada al estar posados yotras particularidades como la coloracin del plumaje, la aparente carenciade plumas en cabeza y cuello, y la falta de las patas, que en Cathartes aurason dbiles, hacen que las imgenes en su conjunto se apeguen a la descrip-cin de esta especie de zopilote.

    En un nivel contextual resulta revelador mencionar el hecho de que setrata de una especie que carece de siringe y que, por ello, no posee voz. Esentonces interesante observar una vrgula que curiosamente no se desprendedel pico, que sera lo esperado puesto que existen casos concretos de aves convrgulas en sus picos, sino que aqu sale del caracol. Este hecho plantea que el

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 17

    7. Arthur Clevaland Bent, Life Histories of North America Petrels and Pelicans and theirAllies, Nueva York, Dover Publications, 1964, pp. 229-236.

    8. Miguel lvarez del Toro, Las aves de Chiapas, Tuxtla Gutirrez, Universidad Autnomade Chiapas, 1980, p. 14.

  • ave, al ser incapaz de emitir sonidos, hace uso del caracol como fuente sono-ra. En este caso interesa sealar que el aspecto individual tanto del ave comodel caracol es sencillo y natural, siendo la composicin la que confiere lascondiciones alegricas, ya que el zopilote y el caracol se complementan comoelementos iconogrficos.

    Continuando con los ejemplos que ofrece Tetitla, Teotihuacan, en variosmurales (Prtico 25, Murales 3-6; Patio 25, Mural 25, y Corredor 25, Mural7) se pueden apreciar singulares representaciones del guila tirana (Spizaetustyrannus) de cuerpo completo o slo de las cabezas (figura 9). La presencia deesta ave de presa es un modelo apropiado para constatar el equilibrio de losdiseos, pues la autenticidad de la fisonoma fue convenientemente adecua-da a las necesidades simblicas para crear cdigos visuales.

    Con seguridad, la apariencia elegante de esta rapaz de ms de mediometro, que luce un penacho y que posee una cola negra con cuatro o cincobarras pardo grisceo y que demuestra cierta ferocidad en la persecucin desus presas, constituy la base para que fuera vinculada con determinados actosde sacrificio. Es consecuente que un ave de presa sea mostrada con gotas desangre o con una clase de banda que puede ser tomada como un chorrocopioso proveniente de su pico. A esta situacin se suma la franca disposicinque tiene el ave de emprender el vuelo, ello de acuerdo con el ademn de lasalas abiertas y con el no insinuarse ninguna actitud de permanecer posada. Esinteresante anotar que esta guila acostumbra trazar crculos en el aire.

    18 mara de lourdes navarijo ornelas

    Figura 8. En los Murales 1 y 2 del Cuarto 22 de Tetitla, dos zopilotes posados sobre sendoscaracoles constituyen el tema central. Foto: Eduardo A. Cerezo.

  • En razn de distinguir dos tallas diferentes, es decir, guilas mayores yguilas menores con sus correspondientes atributos simblicos (las gotas ochorros de sangre), se puede sugerir que su presencia obedece a motivos dendole emblemtica, as como tambin a la referencia de una accin de sacri-ficio. Adems, es viable la suposicin en este caso de que el guila estuvorelacionada con el Sol dador de vida, ese sol que recorre su camino del albaal ocaso en un morir y renacer eternos, simbolizado por el poderoso vuelodel guila, a decir de una significacin de vida-ascendente y de muerte-descendente.9

    Una materia utilizada ampliamente en la pintura mural fue, sin duda, elvuelo de las aves bajo diferentes grados de valoracin y conceptualizacin. Elcaso de las guilas que acabamos de ver es uno de ellos; sin embargo, no entodas las situaciones fue utilizado con tendencias simblicas, pues tambin

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 19

    9. Navarijo, La presencia de las aves en la pintura mural teotihuacana, en La pinturamural prehispnica en Mxico, Mxico, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Institu-to de Investigaciones Estticas, 1996, vol. 1, Teotihuacn, t. II, Estudios.

    Figura 9. En varios murales del recinto de Tetitla fueron plasmadas guilas con el cuerpocompleto o slo la cabeza. Foto: Eduardo A. Cerezo.

  • encontramos un vuelo armonioso y despreocupado en los Murales 1-2 delPrtico 13 en el Conjunto del Sol en la Zona 5, en Teotihuacan. En estosmurales hay unas siete aves que ocupan diferentes posiciones, y que acom-paan a un jaguar delineado en azul con el rostro de frente y rodeado poruna planta de maguey, mariposas y flores de cuatro ptalos. Todas las aveci-llas muestran sus alas extendidas y poseen la vrgula de la palabra como unaexpresin de su voz y su canto.

    Por otro lado, en el Templo de los Guerreros fueron registradas por Mo-rris y otros autores10 seis aves en dos pequeos fragmentos de mural; es pro-bable que stos procedan del mismo cuarto en donde estuviera plasmada laconocida escena de comercio (figuras 10a y 10b). Aun cuando las dos piezasson pequeas, se distingue a las aves con actitudes de vuelo en distintas pos-turas, una con respecto a la otra; esto quiere decir que no cumplen con unorden o una formacin establecida de acuerdo con un comportamiento degrupo, como el que adoptan en su vuelo conjunto los patos o los gansos.

    A primera vista, la fisonoma de estas aves deja la sensacin de que nofueron dibujadas con la intencin de reproducir un modelo especfico,porque las posturas son hasta cierto punto irreales, y las formas en lo generalson ordinarias y carentes de rasgos distintivos. Por ejemplo, en todas sepuede apreciar que los ojos son redondos y simples; las colas son semi-horquilladas y no muestran ninguna peculiaridad que indique su identidad.Al observarlas, lo nico patente es el hecho de poder rememorar, de modoescueto, la accin de revolotear o de remontarse de una manera espontnea,ello gracias a las alas extendidas y a que en ninguna se notan las patas, que serecogen cuando el ave emprende su vuelo.

    Por este motivo, estimo que debi existir una llana libertad para que elartista diera rienda suelta a su creatividad buclica, sin las limitaciones a quepueden dar lugar los compromisos naturalistas y los de inters simblico.Tambin, ante estos hechos, se puede pensar que los pajarillos formabanparte de algn decorado, donde el propsito era el de enaltecer la capacidadde vuelo bajo algn tipo de concepcin simblica.11 Por ltimo, su presenciahabla al mismo tiempo del singular aprecio que existi por las aves.

    20 mara de lourdes navarijo ornelas

    10. Earl H. Morris et al., The Temple of the Warriors at Chichn Itz, Yucatn, Washington,Carnegie Institution of Washington, 1931, p. 472.

    11. Navarijo, Las aves en el mundo maya prehispnico, art. cit.

  • arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 21

    Figuras 10a y 10b. En el Templo de losGuerreros fueron registrados dos peque-os fragmentos que muestran la figura deseis aves en actitudes de vuelo. Fotos:Archivo Fotogrfico IIE-UNAM.

  • Pese a que las formas son ciertamente burdas, se advierten algunas dife-rencias en la fisonoma y en el colorido de sus plumajes. Si a estas diferenciasse suma su posicin, es conjeturable que las seis aves no correspondan a unamisma especie. De acuerdo con el anlisis de sus semejanzas y diferencias,slo he podido reconocer a tres de ellas. En uno de los fragmentos (figura10a) se encuentran tres aves; de stas, las dos primeras tienen un parecidocon el martn pescador o pescadorcillo (Chloroceryle americana), pues se dis-tingue una coloracin verde; la cabeza es grande, y parece tener un copetillo;el pico es largo, recto y fuerte, con aspecto de daga; las alas son redondeadas,y la cola es corta, rasgos que propician la analoga.12

    En cuanto al aspecto del ltimo integrante del primer fragmento, steconcuerda con el del semillero conocido comnmente como pico gordo azul(Guiraca caerulea), dado que se observa la cabeza redondeada, un pico gruesoy cnico de tono amarillo claro, y una coloracin azulosa en cabeza y cuerpo, ylas alas pintadas de azul con amarillo; en este caso no se aprecian ni las patasni la cola. El macho de esta especie es azul oscuro con dos barras castaas enlas cobertoras del ala, las que seguramente son las causantes de que en elmural las alas estn pintadas de amarillo.

    En el otro fragmento (figura 10b) tenemos un pajarillo regordete de colorverde, aparentemente sin cuello, pues no existe una separacin o definicinentre la cabeza y el cuerpo; las alas terminan en punta, y el diseo es amarillo yblanco como si fueran costillas; la cola termina en una media luna, y es amari-lla con la orilla blanca, razones por las que lo encuentro similar a la clorofoniacoroniazul (Chlorophonia occipitalis).13 La clorofonia es una pequea ave deselva (115-140 mm), de color verde perico brillante, con el pecho y abdomenamarillo canario claro. El pico, que en la representacin se observa amarillocon los bordes negros y con la base ancha, y ligeramente curvado, en la tan-garita coroniazul es grueso, truncado y de color negro con la base azulada.14

    En la representacin del vuelo, otra modalidad sugerente es la que seencuentra plasmada en el Mural 1 de la Estructura 86 perteneciente al sitiode Xelh, en Quintana Roo. En un mismo mural dividido en dos escenas, seobservan dieciocho individuos de psittacidos que presentan diferentes posi-ciones dinmicas. Por el hecho de que figuran varios individuos de aves de

    22 mara de lourdes navarijo ornelas

    12. Ibidem.13. Ibidem.14. Roger Tory Peterson y Edward L. Chalif, Aves de Mxico. Gua de campo, Mxico,

    Diana, 1989, p. 358.

  • dos especies, las escenas se han clasificado en la modalidad 111 de repre-sentacin grfica. En el panel derecho, con referencia al espectador, se tiene ados aves (los individuos 1 y 9) que corresponden a representaciones de unloro (Amazona sp.), mientras que las siete aves restantes (posiciones 2, 3, 4, 5,6, 7 y 8) pertenecen a diseos muy bien captados de la guacamaya roja (Aramacao; figura 11).

    En su conjunto las nueve aves del panel derecho se apegan a una imagenreal. En particular los cuerpos de las siete guacamayas son grandes y com-pactos y la cola es notablemente larga, debido al tamao de las cobertoras.Fue respetada la coloracin rojiza del cuerpo y de la cola, ya que esta especiede guacamaya se distingue por su plumaje rojo escarlata, con las cobertoras delas alas amarillas y por tener grandes plumas de vuelo azules. Es distintiva lapiel desnuda del rea facial, de un tono rosa plido, que queda insinuada, ylos ojos estn bien trazados. Por ltimo, como en condiciones naturales, elpico es de aspecto fuerte y ganchudo.15

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 23

    15. Navarijo, Las aves en el mundo maya prehispnico, art. cit.

    Figura 11. En diferentes posiciones dinmicas vemos a loros y guacamayas rojas en el Mural 1de la Estructura 86 en el sitio de Xelh, Quintana Roo. Foto: Eduardo A. Cerezo.

  • Para fundamentar una propuesta de interpretacin de lo que se observaen el mural, es menester considerar simultneamente la fisonoma del ave,ciertos patrones propios de la conducta de la guacamaya roja, y recurrir a loscontextos histricos.

    Por su aspecto llamativo es posible que, en primer lugar, se llegara aestablecer un vnculo entre el color rojo escarlata del plumaje y el hecho deque en la distribucin cuatripartita del mundo el rojo fuera asignado alpunto cardinal del este, siendo el oriente por donde nace el sol. Esta sencillaasociacin proporciona bases que justifican el nombre de Guacamaya-de-Ardiente-Rostro-Solar, que las fuentes documentales del siglo XVI refierencomo uno de los varios ttulos de la que parece ser una misma deidad. Confrecuencia se identifica a Kinich Kak Moo, El seor de rostro solar, guaca-maya de fuego, con el dios Itzamn, deidad solar.16 El concepto de Kinh oKin (Sol-da-tiempo) posee una gran riqueza de connotaciones y evocacionescon variantes zoomorfas.

    De acuerdo con la disponibilidad de su alimento, como un segundopunto se tiene que durante el da estas aves se desplazan hacia varias zonasseparadas, porque en su dieta estn incluidos diversos tipos de frutas, vainas,semillas, nuevos brotes de hojas, flores y de manera ocasional algunos insec-tos. Esto hace que las parejas o pequeas parvadas se muevan da con daentre los sitios de percheo nocturno y los de forrajeo matutino y vespertino.Estos marcados periodos de actividad pudieron ser vistos como modelos detiempo y espacio y constituir una referencia. En los libros de Chilam Balam,en lo concerniente a los textos de contenido cronolgico en la primerarueda proftica de un doblez de katunes, es posible que esa temporalidadpueda ser interpretada a travs de la deidad solar Rostro del Sol, guacamayade fuego, Kinich Kak Moo, presidiendo y gobernando el periodo de unkatn 6-Ahau.17 Tambin cabe apuntar que, en las concepciones de Kinh, seha supuesto que todos los momentos del tiempo son llegadas y presencias derostros de dioses que se anan y apartan de manera sucesiva, dejando sentirsus influencias.18

    Si a estas especulaciones se suma el asombro que despierta y la importan-

    24 mara de lourdes navarijo ornelas

    16. Miguel Len-Portilla, Tiempo y realidad en el pensamiento maya, Mxico, UniversidadNacional Autnoma de Mxico, Instituto de Investigaciones Histricas, 1986, p. 39.

    17. Ibidem, p. 42.18. Ibidem, p. 59; Navarijo, Las aves en el mundo maya prehispnico, art. cit.

  • cia que ha tenido la capacidad de vuelo de las aves, se podra entonces pensaren que el vuelo y los pronunciados desplazamientos de las guacamayas seconjugaron con la circunstancia de que se trata de aves particularmente rui-dosas y gregarias que al perchar agrupadas dan la impresin de una manchaescarlata en continuo movimiento. Por tanto, lo plasmado en el mural Lospjaros puede ser la imagen concreta de una abstraccin respecto al tiempo apartir de la realidad conductual observada en las guacamayas y en los loros yde su asociacin conceptual con el Sol-da-tiempo.19

    Por ltimo, y bajo otra perspectiva, se puede examinar a las llamadas avesen procesin situadas en el Pozo 12, cuadros 1-2-3, Y-J-K, en el sitio Purifi-cacin-Pirmide llamado tambin Totometla, en Teotihuacan (figura 12).Estas aves guardan una manifiesta actitud de vuelo que obedece, con seguri-dad, a la encomienda de transportar por medio de los pies lo que parece seruna especie de atado. Para efectos de realizar el transporte de manera efi-

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 25

    19. Ibidem.

    Figura 12. En el Pozo 12 de Totometla se observan individuos del ave conocida comnmentecon el nombre de quebrantahuesos o caracar en ademn de vuelo, transportando un atado.Foto: Leticia Staines.

  • ciente, el ave portadora debe poseer las adaptaciones fsicas y los hbitos quecontemplen una situacin de esta naturaleza, ya que gran nmero de especiesutilizan el pico y no las patas para asir los objetos en vuelo.

    Estas aves delineadas en negro y blanco sobre un fondo rojo presentanuna apariencia grande y robusta, y sus rasgos fsicos corresponden a los de unave de presa diurna conocida con el nombre de caracara comn o quebran-tahuesos (Caracara plancus).20 Un grueso trazo negro define el perfil de lacabeza del ave, el cual puede ser atribuido a la intencin de diferenciar lo quees la cresta y caperuza caf muy oscuro del caracara, cuando no est erecta.Tambin fue reproducido el rostro que es rojizo y parcialmente desnudo,dado que se aprecia esa notable desnudez, sobre todo si se compara con lacola y el ala en las que se conserva un color ms oscuro y en las que s fuerondibujadas las plumas. Adems se distingue alrededor del ojo una especie deanillo o banda de color rojo, la que parece que se prolonga hacia el cuello, loque tal vez sea un artificio para hacer evidente lo rojizo y desnudo del rostroen estado natural. La base del pico se observa amplia y parece fuerte con lapunta curvada hacia abajo. La cola es ancha, y un tanto cuadrada y plana,condiciones que estn representadas en el mural.

    En general, la caracterizacin de los principales rasgos fsicos permiteconsiderar a estas figuras de rapaces como naturalistas, adems de que corres-ponden a la segunda modalidad de representacin grfica y al ltimo nivelde integracin temtica por ser estas aves el tema central de la escena.

    Por medio de estos ejemplos y a manera de recapitulacin, se puede afir-mar que en la pintura mural prehispnica se encuentra un catlogo impor-tante de especies de aves. Estas especies fueron recreadas con tendencias na-turalistas ms que simblicas puesto que, en su gran mayora, se conservaronciertos rasgos diagnsticos que permiten reconocerlas con un margen deconfiabilidad. Adems, el anlisis de las escenas ha permitido establecer quelas aves estuvieron relacionadas con conceptos y valores de trascendencia cul-tural que motivaron una asociacin particular entre un ave, un evento natu-ral o social y el hombre, lo que en ltima instancia produjo que las aves seelevaran al rango de objetos culturales al ser las formas de expresin del bi-nomio naturaleza-visin simblica.

    26 mara de lourdes navarijo ornelas

    20. Navarijo, La presencia de las aves en la pintura mural teotihuacana, art. cit.

  • Cuadro 1. Modalidades en la representacin grfica e integracin temtica

    Especie / Localizacin Nivel de Nivel denombre comn representacin integracin

    I II III IV a b c d e

    pelcano caf Cuarto 1 o sur, x x Estructura 1, Xueln

    pelcano Mural 1, 4-5, x xCuarto 13, Zona 5a,Teotihuacan

    cormorn Cuarto 1 o Sur, x x xEstructura 1, Xueln

    anhinga Cuarto 1 o Sur, x x xamericana Estructura 1, Xueln

    garza morena Templo de los x xGuerreros,Chichn Itz

    garza morena Cuarto 3, Bonampak x x

    zopilote comn Cuarto 1 o Sur, x x xEstructura 1, Xueln

    zopilote aura Cuarto 22, x xMurales 1-2,Tetitla, Teotihuacan

    guila Cuarto 1 o Sur x x xpescadora Estructura 1, Xueln

    milano Zona basal x xcoliblanco exterior, Lado N,

    Templo de los Guerreros

    guila tirana Tetitla, Teotihuacan x x

    guilas ? Murales 2-3, x xPrtico 1, Atetelco,Teotihuacan

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 27

  • Especie / Localizacin Nivel de Nivel denombre comn representacin integracin

    I II III IV a b c d e caracara Pozo 12, Totometla, x x

    Teotihuacan

    hocofaisn Teotihuacan x? x?paloma Mural 2, Cuarto 1, x x

    Plataforma 1, Zona 4,Teotihuacan

    guacamaya Mural 1, x xverde Corredor 15, Tetitla,

    Teotihuacan

    guacamaya Pozo 10, Totometla, x xverde Teotihuacan

    guacamaya Mural 1, x xroja Estructura 86, Xelh

    loro frente Subestructura 2, x xblanca Quetzalpaplotl,

    Teotihuacan

    loro Mural 1, x xEstructura 86, Xelh

    bho Templo de la x xAgricultura,Teotihuacan

    bho Mural 1, Cuarto 27, x xTetitla, Teotihuacan

    colibr de Mural 1, x xcola hendida Estructura A, Mulchic

    colibres Plaza de los Glifos, x xLa Ventilla, Teotihuacan

    martn Templo de los x x x? x?pescador Guerreros,

    Chichn Itz

    28 mara de lourdes navarijo ornelas

  • Especie / Localizacin Nivel de Nivel denombre comn representacin integracin

    I II III IV a b c d e

    clorofonia Templo de los x x x? x?coroniazul Guerreros,

    Chichn Itz

    picogordo Templo de los x x x? x?azul Guerreros,

    Chichn Itz

    aves Barrio de las x x x? x?fantsticas Pinturas Saqueadas,

    Teotihuacan

    aves Mural 2, Prtico 13, x xZona 5, Teotihuacan

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 29

    Modalidades en la representacin

    I. Un solo individuo / una sola especieII. Dos o ms individuos / misma especieIII. Varios individuos / diferentes especies

    Niveles de integracin temtica

    a. Como objetob. En la vestimenta o como disfrazc. En los tocadosd. Como individuos que complementan la

    escenae. La o las aves son el tema principal

  • Cuadro 2. Inventario de especies representadas en la pintura muralprehispnica de Teotihuacan y del rea maya

    TAXA NOMBRE COMN REPRESENTACINorden/familia/especie Naturalista Simblica

    PelecaniformesPelecanidae

    Pelecanus pelcano caf xoccidentalis

    Pelecanus sp. pelcano xPhalacrocoracidae

    Phalacrocorax cormorn xbrasilianus olivceo

    AnhingidaeAnhinga anhinga anhinga americana x

    CiconiiformesArdeidae

    Ardea Herodias garza morena x xCathartidae

    Coragyps atratus zopilote comn xCathartes aura zopilote aura x

    FalconiformesAccipitridae

    Pandion haliaetus guila pescadora xElanus leucurus milano coliblanco xSpizaetus guila tirana x

    tyrannussp. ? guila x

    FalconidaeCaracara plancus quebrantahuesos o x

    caracara

    GalliformesCracidae

    Crax rubra hocofaisn x

    30 mara de lourdes navarijo ornelas

  • TAXA NOMBRE COMN REPRESENTACINorden/familia/especie Naturalista SimblicaColumbiformes

    ColumbidaeColumba sp. paloma xZenaida sp. paloma x

    PsittaciformesPsittacidae

    Ara militaris guacamaya verde xAra macao guacamaya roja xAmazona loro frente blanca x

    albifronsAmazona sp. loro x

    StrigiformesStrigidae

    sp. bho xsp. bho x

    ApodiformesTrochilidae

    Doricha eliza colibr eliza o xde cola hendida

    sp. ? colibr xCoraciiformes

    AlcedinidaeChloroceryle martn pescador x

    americanaPasseriformes

    ThraupidaeChlorofonia clorofonia x

    occipitalis coroniazulCardinalidae

    Guiraca caerulea picogordo azul xsp. aves fantsticas xsp. ? avecillas x

    Total = 10 rdenes, 15 familias, 28 especies

    arte y ciencia a travs de las imgenes de aves 31

  • Bibliografa

    lvarez del Toro, Miguel, Las aves de Chiapas, Tuxtla Gutirrez, Universidad Autnoma deChiapas, 1980.

    Bent, Arthur Clevaland, Life Histories of North America Petrels and Pelicans and their Allies,Nueva York, Dover Publications, 1964.

    Foncerrada de Molina, Marta, La representacin de pjaros en el arte teotihuacano, enAnales del Instituto de Investigaciones Estticas, vol. XV, nm. 57, Mxico, 1989, pp. 7-22.

    Len-Portilla, Miguel, Tiempo y realidad en el pensamiento maya, Mxico, UniversidadNacional Autnoma de Mxico, Instituto de Investigaciones Histricas, 1986.

    Morris, Earl H. et al., The Temple of the Warriors at Chichn Itz, Yucatn, Washington,Carnegie Institution of Washington, 1931, 2 vols.

    Navarijo, Lourdes, Por qu es de utilidad conocer la identidad de las aves representadas en lapintura mural prehispnica, en Coloquio Cantos de Mesoamrica. Metodologas cientficasen la bsqueda del conocimiento prehispnico, Mxico, Universidad Nacional Autnoma deMxico, Instituto de Astronoma, Facultad de Ciencias, 1995, pp. 315-322.

    , La presencia de las aves en la pintura mural teotihuacana, en La pintura mural pre-hispnica en Mxico, Mxico, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Instituto deInvestigaciones Estticas, 1996, vol. I, Teotihuacan, t. II, Estudios, pp. 325-341.

    , Las aves en el mundo maya prehispnico, en La pintura mural prehispnica enMxico, Mxico, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Instituto de Investiga-ciones Estticas, vol. II, rea maya, t. III, Estudios, 2001, pp. 221-253.

    Peterson, Roger Tory y Edward L. Chalif, Aves de Mxico. Gua de campo, Mxico, Diana,1989.

    Sgota, Drdica, Valores plsticos del arte mexica, Mxico, Universidad Nacional Autnoma deMxico, Instituto de Investigaciones Estticas, 1995.

    Trabulse, Elas, Arte y ciencia en la historia de Mxico, Mxico, Fomento Cultural Banamex,1995.

    32 mara de lourdes navarijo ornelas