Deshojando Margaritas - Volumen 3 grupo poesía y escritos poéticos cortos

download Deshojando Margaritas - Volumen 3 grupo poesía y escritos poéticos cortos

If you can't read please download the document

Embed Size (px)

description

Este es el tercer volumen de poemas que publica en la red el Grupo de Facebook "Poesías y Escritos poéticos cortos". Los invitamos a leerlo, a compartirlo y a participar en nuestros grupo.

Transcript of Deshojando Margaritas - Volumen 3 grupo poesía y escritos poéticos cortos

  • 1. 1 DESHOJANDO MARGARITAS LOS POEMAS DEL GRUPO DE POESA Y ESCRITOS POTICOS CORTOS VOLUMEN III-2011 ANTOLOGA DE LOS POEMAS DEL GRUPO EN SU TERCER AO DE FUNCIONAMIENTO EDITOR ENRIQUE POSADA RESTREPO Poesa y escritos poticos cortos Nuestro grupo ofrece un espacio para compartir escritos poticos con la idea de que podamos apreciar las ideas, los sentimientos, las creaciones de otras personas y podamos formar una red de personas sensibles y apreciativas del ser humano, de la naturaleza, de la belleza, en sus expresiones escritas. Medelln, Colombia, Enero de 2011

2. 2 Con orgullo presentamos el tercer volumen de los escritos y poemas que los miembros del grupo publican en su muro, ahora en formato duro, como ya hemos hecho con los dos primeros volmenes. Invitamos a los lectores a entrar al grupo, para que tambin puedan participar activamente en esta aventura literaria. El administrador y fundador del grupo Poesa y escritos poticos cortos, de Facebook, Enrique Posada Restrepo, eposadar@yahoo.com agradece a todos los miembros por su apoyo al pertenecer al mismo y al leer los materiales. Agradece especialmente a los autores que han contribuido y espera que este tercer trabajo de edicin sea recibido con cario y nos anime a todos a continuar con este bello quehacer literario y artstico, que en el fondo, es resultado de nuestro crecimiento humano y espiritual. El editor ha asumido que todos los trabajos son originales, ya que esta ha sido la concepcin del grupo. Ac aparecen las contribuciones, en su orden, de los siguientes 29 autores: Karla Torre Sandoval Lina Prez Montoya Linita Castillo (Lina Stephanie Castillo) Lunita Ospina Isabel Cristina Marn Restrepo Monica Yanett Naranjo Quintero Graziella Del Prado Sandra Vargas Paula Andrea Giraldo Cadavid Ligia Guadalupe Wietstruck Ashelen Robles 3. 3 Claudia Benton Olga Sophia Lafaurie Iveth Serna Botero Michael David Durn Enrique Posada Restrepo Leonardo Restrepo Gustavo Naranjo Castaeda Oscar Prez Cristian Hoyos Hoyos Felipe Agudelo V lvaro Fabriciano Sez Silva Carlos Daro Morales Carvajalino Axel Rodrguez Rubn Daro Cano Guillermo Torres Alcalde Espritu Mensajero Juan J. Sandoval Steven ngel Para el editor ha sido un placer leerlos una y otra vez, revisar algunos detalles de ortografa y puntuacin, organizarlos por autor, ilustrar con algunas fotografas, obras de arte y diseos, algunas de ellas resultado de la contribucin del grupo, otras de su propia autora o tomadas de la red, debidamente referenciadas. Todo esto se ha hecho para contribuir al desarrollo literario, cultural, humano y espiritual de nuestro grupo y de todos los posibles lectores. Esperamos que sea un acierto. Agradecemos a la pgina Facebook por abrir estos espacios para la amistad sincera y el compartir. 4. 4 Bienvenidos a nuestro grupo, para que construyamos la vida, para dar aliento a la esperanza con la palabra sentida que brota desde las almas. 5. 5 Karla Torre Dice Karla: Para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte. Esta vida est hecha de milagros, no hay que perder la fe ni las ganas. Karla es peruana. Estudi Ciencias de la Comunicacin. Le gustan los paseos largos, rer, bailar, escuchar muchsimo a las personas. Para ella la solidaridad y comprensin son virtudes fundamentales para querer harto a alguien. Detesta que boten papeles en las calles, el mal trato, la discriminacin, el egosmo. La gusta el cielo fundamentalmente. Adora la noche. Principalmente caminar bajo la lluvia, ver las estrellas, imaginar que cada una de ellas es parte de ella, de sus sueos, de la gente que quiere y ama, de todo sus ser. La gusta soar y creer en que todas las personas pueden cambiar por AMOR. Disfruta de frases metafricas que guardan enseanzas muy grandes...si son poticas, mejor.... Direccin de correo electrnico mistic_t87@hotmail.com Sitio web http://formasdelausencia.blogspot.com/ 6. 6 Te estar esperando Me pierdo en tu cabellera en tu risa tan silvestre en tus manos de palomas blancas y me miras exprimiendo mis labios. Yo recuerdo tu frente que parece un oasis de sueo en el que te embriagu de besos y te he buscado en el silencio tan dulce y transparente eres que te amo. Como el cielo de mi msica eres como el libro de letras de mi estante eres el deleite que agoniza en el misterio de un mundo que he creado para dos y apareces tan radiante con un corazn enorme eres el lucero del cielo que en sta noche me acompaa sentada al filo de la playa donde ambos anclamos el canto del ave: Te estar esperando, esperando! y sta vez ya no habr un adis. 7. 7 Te veo En el agua veo tus ojos veo como si se levantaran olas llenas de caracoles y te veo rodeado de brazos lleno de espumas de mis sueos s que existes entre tanta espuma que no te has ido que no eres slo un sueo que mis ojos te devoran en el agua que ahora te veo aunque esa agua slo sea un vaso yo te veo porque tu eres mi sueo y existes en cada gota de agua en cada lluvia que observo. 8. 8 Te quise hasta dolerme Una tarde de Enero te quise hasta dolerme, convert tus labios en cielo y sangre creyendo que slo eras fruto cado de otoo pero no lo fuiste, fuiste savia negra resbalndose en mi arboleado corazn y ramificadas venas madurando en el follaje de unas hojas secas. Y te quise hasta dolerme con voz diurna y piel nocturna sabiendo an que no llegaras a las torres transparentes de mis eternos atardeceres reposados en mis ojos de sueos pero as te quise, trayndote en mis brazos grandes para tu pequea estatura, simples para tus habituales ojos pero que a pesar de ello desataste alturas alturas de rboles entreabiertos donde como un ave regando rosas me pos para llenar el espacio como miel de medioda y encontr slo la copia de mi cara 9. 9 Fuegos artificiales Sonaba: Los Cafres- Momentos Fuegos artificiales se propagan de tus labios al curvarlos con los mos me cubres de luces que comunican sol un nico sol a todos mis sentidos y tocas mis races transparentes y pesadas de mi azul no sustituido Bienamado cuando dejas que tus discos vinilo se deslicen en mi cabellera, en mi cabellera estrellada de secretos. Y te amo sin verte levantando una luna de Agosto en tus ojos para que slo t me veas y sepas que cuando t me besas de mis poros fuegos artificiales se destierran. 10. 10 Sus rinconcitos! Cuantas veces caminamos sin ver sintiendo slo que la vida nos acosa y los ojos apenas adivinan los poderes del aire convirtiendo en salones cenicientos a nuestras pupilas los cuales no logran observar esos rinconcitos donde corren la sangre del alma de un lugar, de sus races, de su furia, de sus huesos, de su pan. Y no logramos descifrar que as como nosotros tenemos un rinconcito donde se anidan cada uno de nuestros sueos, tambin la naturaleza tiene uno, donde derriba el invierno ardiendo sus frutos y desbordando su misteriosa existencia de vivir en silencio que nosotros deberamos poner ms atencin en mirar -con el respeto debido- en su habitad ceremonial donde como una luna florida ellos -sin colocar su celeste cerrojo- te muestran su delicia y dulzura. 11. 11 Yerma Alma yerma de aristas torcidas tejidas por apolillados algodones que arropan este insular da. Esta tarde llueve ac y est lleno de amapolas negras que derriten ropas lavadas por mirlos de vida. As es cuando llueve en mis uas de estacin y no es piadoso ante mi cuerpo devorando mis ojos azules en una copa. Siento vientos otoales que dejan su jugo palpitante en la arruga de mi punto seguido y llueve, llueve mucho afilando mis tardes heroicas para derrotarlas, caer y yo ungirme con ellas. 12. 12 Quiero escribirte... Quiero escribirte bajo el cielo infinito en una noche lunada y sentir que no me miras y mirar que slo me sientes. Quiero escribirte cantando tu voz en cada uno de mis versos y saber que ests conmigo y saber que no te pierdo. Quiero escribirte algo dulce en mis labios, robarte tu mirada diurna y esos ojos de luto que a veces no entiendo pero que siento. Quiero escribirte algo hermoso que caiga en un fondo que no se pierda en madreselvas y que sea yo la que diga tu nombre primero porque t ests a mi lado. Quiero escribirte palabras extensas que cuando las toques se vuelvan interminables y las sientas si yo las siento. Quiero escribirte algo sin ojos que solo los dos entendiramos que no necesite explicacin de palabras, que no haya retazos de sombras, solo escuchar lo que dicen los sentimientos... olvidando que ahora soy una gaviota errante. Aunque un da t te irs y yo me ir te he recordado en los encuentros de tazas de t y debajo de almohadas que solo yo entiendo e imagino, imagino! 13. 13 Encuentro En el tablerito de la pared haba escrito el nmero 9. l saba la fuerza de mi argumento, saba que as poda nadar en mi mundo que- ltimamente- el 9 me permita crear versos de cielos palpables. Todo el mundo saba eso pero l no. Me gustaba cuando l frente al espejo le haca un lazo mariposa a su corbata y se arreglaba su ropa de una manera tan graciosa hasta el punto de sentir mis ojos humedecidos. Los das se volvan especiales cuando me llevaba en su bicicleta de timbre azulino y en la canastilla colocaba el cuaderno de las frases hechas por los dos. Todo lo que observbamos en el paseo estaba cubierto de siluetas vegetales ambos ambamos la naturaleza! y me gustaba verlo recoger las semillas acostumbradas de la gente y luego guardarlas en un frasco que ambos enterrbamos en un jardn muy lejano de aqu. Somos dos corazones llenos de sueos perdindose en nuestras cabezas las explicaciones y dibujando lneas extraas llenas de luces que quieren slo sonrer. Siempre me preguntaba si me gustaban los libros aunque l saba que mi respuesta era un s. Le agradaba ver como mis ojos se iluminaban, como mi boca formaba la sonrisa secreta y como meneaba mi cabeza hacia el costado para responderle que s, que desde el momento en que l por primera vez desliz sus manos en mis ojos cerrados, extendi mis manos hacia su pecho y un vientecito agradable me hablo al odo, desde se momento haba amado los libros