Alborde 185

of 48 /48

Embed Size (px)

description

Deportes extremos, aventura y mucho más

Transcript of Alborde 185

  • NEW

    Nuestras Telas:

    FRIO INTENSO

    REVERSIBLESSecado rpid

    oFast dry

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

  • NEW

    Nuestras Telas:

    FRIO INTENSO

    REVERSIBLESSecado rpid

    oFast dry

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

    Mostranos como lo usas en

    /Wakke Sports

  • El Raid Columbia empez a desandar su cuarta edicin. A paso firme, cerca de 1800 corredores, pasadas las 9.30, iniciaron la competencia por el Norte argentino que busca recorrer un circuito de 70 km en tres etapas. Finalizada la primera jornada, el salteo Jorge Garca impuso el ritmo de la carrera, en 1h39m15, para unir la estacin Chorrillos con el camping de Campo Quijano, localidad ubicada a unos 30 km

    de Salta capital. Estoy muy contento y feliz de haber ganado esta etapa que fue muy dura y pareja. Creo que maana viene lo ms duro. Espero poder seguir as porque los chicos corren muy fuerte, cont Garca, tras cruzar el arco de llegada. Lo escoltaron, su coterrneo Damin Car-rizo (1h40m24s) y el cordobs Pablo Ureta (1h42m43s). El recorrido permiti correr por las vas

    del histrico Tren a las Nubes, pasar por tneles completamente oscuros y pequeos viaductos que los atletas pudieron disfrutar en toda su dimensin. Entre las damas, Virginia Glvez (vencedora de la edicin anterior del Raid) emple un tiempo de 1h57m41s para quedarse con el enlace de 25 km. La sensacin de correr el circuito del Tren a las Nubes resulta increble y fascinante. La etapa se hizo

    Raid Columbia 8, 9 y 10 de mayo de 2015.

  • muy dura porque Laura [Lucero] es una competidora de lujo que me exigi al mximo, sintetiz Glvez. La escoltaron la neuquina Laura Lucero (1h59m21s) y Delfina lvarez (2h03m32s). Una vez que los participantes arribaron a la meta, los esperaba un campamento montado para la ocasin con ms de 500 carpas y una cocina que les permiti deleitarse con empanadas salteas, asado e hidratos de carbono para recuperarse del desgaste fsico de la jornada.En su segundo da de competencia al calor de Norte argentino. Con largada en Tum-baya, localidad jujea emplazada en plena Quebrada de Humahuaca, cerca de 1600 corredores disfrutaron de una etapa entre imponentes cerros multicolores para finali-zar en Purmamarca. La travesa implic bordear el Cerro de los Siete Colores en un recorrido de 22 km en el que se accedi a un mximo de 2820 metros sobre el nivel del mar. Otra vez, como en la jornada del viernes, el salteo Jos Garca comand el ritmo de carrera para adjudicarse el enlace, con un tiempo de 2h01m36s. Pude hacer una buena diferencia en las bajadas. Me sent muy bien, pero se sinti mucho el calor, explic Garca todava intentando recuperar el aire. Y aadi: Todava queda mucho porque si bien es corta la etapa de las Salinas [Grandes, en Jujuy] es desgastante. A su lado, sentado al reparo de la sombra, el cordobs Pablo Ureta, segundo en arribar

    SALTA-JUJUY

  • carreras

    (2h02m21s), cont: Me cost mucho al principio. No s si fue la altura. Vena sexto, muy lejos de los cinco primeros y trat de ajustar. Le tom el tiempo a Jorge cuando lleg a la cima y me llevaba 45 segundos. Pensaba que en la bajada lo iba a poder agarrar, pero se me escap. Tercero lleg Domingo Lamas, en 2h03m03s. Entre las mujeres, lider la neuquina Laura Lucero para completar el tramo en 2h25m38. De esta manera, Lucero pas a liderar la categora general de damas por menos de 30 segundos. Hubo subidas en comparacin con lo que nos toc correr ayer. Me sent ms cmoda porque con las subidas y trepadas me siento a gusto. Estoy bastante cansada. No s si me afect la altura porque creo que, en realidad, ayer me exig mucho para que Virginia [Glvez] no se cortara tan sola en la punta, dijo Lucero. Para mi manera de correr, la etapa de maana va a ser muy complicada porque implica correr en llano durante muy poco tiempo. Estimo que sern cerca de 40 o 45 minutos y en un periodo tan corto se hace com-plicado sacar ventaja de tiempo. Yo estoy

    acostumbrada a otra cosa, pero voy a dejar todo para tener el mejor resultado posible. Y si no se da voy a estar muy conforme porque en los dos primeros tramos me esforc mucho.La cuarta edicin de la competencia que recorre el Norte argentino buscando atravesar los pasos de la cultura andina tuvo su clausura en el desierto blanco que ofrecen las inmensas Salinas Grandes, de Jujuy, ubicadas a 3600 metros sobre el nivel del mar. Desde muy temprano, orga-nizadores, corredores y familiares fueron arribando al rea turstica, tras un viaje de aproximadamente dos horas, provenientes de Purmamarca, Tumbaya y Tilcara, en otros pueblos que recibieron la afluencia de los 1600 corredores.El salteo Jorge Garca se alz con el primer puesto de la general, con un tiempo acumulado de 4h23m18s. Estoy muy feliz de ganar el Raid. Este ao estaba con una pubalgia de la que me est costando recuperarme, dijo el atleta de 35 aos. Entre lgrimas, agreg: Llevaba una buena diferencia y eso me permiti correr tran-quilo esta etapa en las Salinas. Hoy sufr mucho. No lo disfrut como el ao pasado

    o el anterior. Creo que la etapa ms dura y compleja fue la de ayer. Lo siguieron en el podio Damin Carrizo (4h27m04s) y Domingo Lamas (4h32m42s).Por su parte, la bonaerense Virginia Glvez, que accedi en segundo lugar en la etapa, se qued con la general damas, con un crono global de 5h19m31s. Tras cruzar la meta, Glvez observaba el reloj y contaba el paso de los segundos. Recin cuando supo que haban transcurrido 30 segundos desde su arribo, con el puo en alto, festej y dijo: Ahora s! y se agach intentando que el aire ingresara en sus pulmones. Estoy muy feliz porque ayer sent mucho la etapa. Me apun un montn y tena temor de no poder recuperarme. Ayer, Laura [Lu-cero] me descont mucho y estaba a poco menos de 30 segundos, explic exhausta. Lo ms duro de hoy fue intentar no perder el aire, pero ayer (por el sbado) la mayora sinti lo que la Puna puede provocarte. Por ms que entrenes en cuestas, la Puna le toca a todos, describi. La escoltaron la neuquina Laura Lucero (5h23m12s) y la saltea Delfina lvarez (5h24m17s).

    Ms informacin: www.raidandes.com

  • Jetas

    Como estn los fieles lectores del suplemento ms chismoso del mundo outdoor, aqu estamos con las fotos de los personajes mas relevantes de los ltimos eventos en que estuvimos, en El Desafo al Ro Pinto, El Raid Columbia, la segunda fecha del Campeonato de Kayak Aventura la fecha organizada por CNLP en La Plata Regata dos Ros y el encuentro de Kayakistas de Martin Garcia, en todos lados con al borde y jetas, con uds, los protagonistas:

    Ao 13, N 102

  • Jetas

  • XX Desafio al Rio Pinto

    Luego de un polmico final, la comisin organizadora de la 20 edicin del Desafo Ro Pinto deter-min que Cristian Ranquehue fue el ganador del certamen.Se enoj Ranquehue porque faltando 200 metros venamos los dos solos por el medio de la calzada y a dos metros de las vallas, me fui para el lado izquierdo y l me peg un grito, quejndose, relat el cordobs Juan Pablo Pereyra, quien

    originalmente haba llegado primero en la carrera.Finalmente, luego de corroborar la informacin, la comisin confirm el reclamo de Ranquehue y lo coron-aron como el ganador del certamen.En tercer lugar lleg Eduardo Vera con un registro de 2 h 45 m 48 s.Miguel ngel Hidalgo fue el vence-dor en la clase Elite superando a Walter Silenzi y a Germn Dohrman. La Clase Master A2 fue para el

    riotercerense Franco Governatori quien finaliz por delante de Alberto Altamirano por tan solo 1 segundo en otra gran definicin dejando tercero a Santiago Denicio. En Juve-niles, el salteo Santiago Poma fue el ms efectivo sobre Juan Martn Echeverra. Entre las mujeres, la pantera jujea, Agustina Apaza, confirm su dominio de los ltimos aos para quedarse con el Desafo por

    Fotos: Mara Cristina Orensanz Ernesto Barnetche

    Luego de un polmico final, la comisin organizadora de la 20 edicin del Desafo Ro Pinto determin que Cristian Ranquehue fue el ganador del certamen.

  • sexta vez mostrando, una vez ms, todas sus cualidades tcnicas en este deporte. A la ganadora de las ediciones 2007, 2008, 2009, 2011 y 2014, le llev 3 horas 14 minutos 4 segundos para retener su corona por sobre la caroyense Carolina Vanesa Maldonado quien culmin a 6.57 minutos de la jujea quien ratific que es la mayor represent-

    ante del MTB de nuestro pas. Mara Soledad Beccaglia qued tercera en la categora Damas A.La competencia puso a prueba a ms de cinco mil ciclistas en las montaas de Crdoba a lo largo de 82 kilmetros por el valle del Ro Pinto, para pasar por San Marcos Sierras, el lago del dique El Cajn y la Villa de San Esteban.

    La competencia de este ao result muy exigente por la gran cantidad de agua que traen los numerosos ros y arroyos que hay a los largo de los casi 83 kilmetros de recorrido sobre el valle del Ro Pinto.El resto del camino estaba en buenas condiciones, salvo el desvo por un sendero con mucha piedra que debi hacerse antes de llegar a

  • San Esteban, porque el ro se comi parte del camino.Como siempre, el padre Joaqun bendeci a todos los participantes... pero l tambin fue uno mas de los que arribo a la meta mas all de un resultado deportivo.La intencin es acompaar y hacerlo desde un lugar de fe, cont Joaquin Gersicich, correntino y de

    36 aos, un franciscano de la Orden de los Hermanos Menores Capuchi-nos que est a cargo de la Iglesia San Roque en La Cumbre.Otra vez fue numerosa la presencia de corredores de otros pases. Hubo 421, de los cuales 326 eran uruguayos, la cifra ms numerosa de los visitantes. Tambin hubo de Bra-sil, Bolivia, Chile, Paraguay, Mxico,

    Estados Unidos, Espaa, Alemania y Taiwn. Los taiwaneses fueron ocho y llegaron con el embajador en Argentina.La Odisea de los Andes. Se present en el marco del Desafo del Ro Pinto el cruce de los Andes desde Las Leas, Mendoza, hasta Santa Cruz, Chile, por El Paso de las Damas. Sern 210 kilmetros por la

  • Cordillera y el corredor puede elegir esa versin: la de 172, 65 25 kilmetros. Es non stop, con lugares de descanso y cada uno decide dnde parar.Unas 20 mil personas haba en La Cumbre, entre corredores, acompaantes, pblico y personas vinculadas a la organizacin y la feria. Tuvieron varios problemas: la

    falta de seal de telefona mvil, la cada de los servicios de Internet y la tremenda congestin de la ruta 38 por el cierre del Camino al Cuadrado.

    No dejes de visitar nuestros albumes exclusivos en www.facebook.com/revista.alborde

    CLASIFICACIN GENERAL MASCU-

    LINA

    1) Ranquehue, Cristian Manuel

    (Bariloche) 2:43:04 (30.172 Km/h)

    MSTER A1

    2) Pereyra, Juan Pablo (Crdoba)

    2:43:05 (30.169 Km/h) MSTER A1

    3) Vera, Eduardo (Rosario) 2:45:49m

    (29.671 Km/h) MSTER A1

    CLASIFICACIN GENERAL FE-

    MENINA

    1) Apaza, Agustina ( Jujuy) 3:14:04

    (25.352 Km/h) DAMAS A

    2) Maldonado, Carolina ( Cordoba

    )3:21:01 (24.476 Km/h) DAMAS A

    3) Fernndez, Lorena (Ro Ne-

    gro)3:27:50 (23.673 Km/h) DAMAS B

  • kayak

    Impresionante la convocatoria del 10 Encuentro de

    Kayakistas Isla Martn Garca, ms de 400 palistas

    se congregaron, en el ya tradicional encuentro. Unas

    pascuas inolvidables, pasamos todos los que nos dimos

    cita en la Isla. Charlas, clnicas, presentacin de nuevos

    productos, una fiesta inolvidable con muchos sorteos,

    que gracias a los sponsors atrajo a tantos palistas.

    El ao pasado el Team al borde compuesto por Juan y

    Ernesto Vasco Barnetche, realizaron su segunda travesa

    a la isla, con derrotero Puerto de Escobar MG San

    Isidro, este ao volvieron a partir de San Isidro, pero con

    derrotero distinto de la primer travesa, a continuacin la

    experiencia vivida.

    10 Encuentro de kayakistasIsla MaRtn GaRCa

    2015

  • Otro ao, otra Travesa a la Isla Martn Garca, junto a mi hijo Juan, el lugar de partida esta vez fue Club 7, San Isidro con el grupo que salia del Club Tribunales, de Alejandro Rovagna, la partida estaba prevista para el miercoles 1 de abril, a la maana temprano.El miercoles 7hs, Club 7, San Isidro, cargamos los kayaks distribuyendo, la comida, ropa y carpa entre los dos kayaks, Juan M&G Lacar (4,5) y yo

    M&G Santa Cruz (5,2), zarpamos a las 8hs por el Ro de la Plata, con corriente en contra, proa a la isla Zarate, eramos integrantes de la flota de Alejandro Rovagna (Capitn) junto a otros palistas, Kau, Gery, Armani, el GPS del Capitano nos marco rumbo al WP S34 22.564 W58 26.958, en el camino nos juntamos con mas palistas que salieron de Tribunales Capitaneados por Pablo Rodriguez, Goyco, Sergio y Pablo, el

    WP nos llevaba a la playita de la Isla Zarate y el Canal Emilio Mitre, donde paramos a tomar unos mates.Continuamos bordeando la Isla Zarate por el Ro de la Plata con muy poca agua, tuvimos que bajarnos de los kayak y arrastralos, teniendo cuidado de no pisar alguna raya. Paramos a almorzar en el WP S34 19.656 W58 26.207- cruzamos el Parana de las Palmas y Bajos del Temor en linea recta con ola de

  • kayak

    frente de lindo tamao para alegrar el da, rumbo a la boca del Diablo WP S34 15.916 W58 26.184, al cual ar-ribamos sin mayores inconvenientes veniamos muy bien con el tiempo y solo nos quedaban los 6km hasta el Ipacarai el camping de Julio en el Diablo y Mini.Ya sabemos que la comida del camping de Julio es muy buena, asi que decidimos no cocinar y nos comimos unos fideos caseros cor-tados a cuchillo con una bolognesa impresionantes, todo eso regado con mucho Almahuar Bag in Box, que habiamos llevado para degustar. El jueves nos levantamos bien temprano para aprovechar bien el dia y tratar de agarrar los Pozones del Barca con agua, porque estaba

    pronosticado viento norte y una gran bajante, descendimos el Mini hasta la desembocadura del Rio de la Plata y nos mantuvimos por la margen izquierda de los Pozos del Barca Grande y cuando nos fuimos quedando sin agua empezamos a cruzarlo para encontra el Canal Lancha Petrel, WP S34 11.611 W58 19.694, aca estuvimos bastante tiempo tomando unos mates y re-cuperandonos del gran esfuerzo de la corriente en contra, nos faltaba cruzar el Canal Buenos Aries y lle-gariamos a la Isla! Teniamos corriente a favor asi al medio dia llegamos a Martin Garcia.Primer etapa: 35km primer dia y 19 el segundo

    Para el regreso, como del ao pasado teniamos programado, salir mas relajados y mas tarde haciendo la vuelta en dos dias, con una para-da en el Fondeadero. A las 11hs estabamos partiendo rumbo al Canal Lancha Petrel, con muy buen tiempo y corriente a favor viento a favor, con una interesante ola gracias a la sudestada que nos acompao todo el da, continuamos por el medio del Barca Grande para aprovechar la corriente a favor hasta la desembo-cadura del Parana Mini, estiramos un poco las piernas en el Camping Ipacarai del Diablo y nos comimos otros fideos de Julio (habremos estado ahi dos horas, aca perdimos mucho tiempo). Seguimos por el Diablo, los Bajos con mucha ola de

  • costado, Suecos, remontamos el Parana de las Palmas para cruzar al Honda, rumbo al Fondeadero llegamos alrededor de las 18:30hs. Aca deliveramos de volver de un tiron a San Isidro, estaba muerto pero el Ro estaba muy alto y con una sudestada importante, teniamos miedo que siguiera creciendo y no tener lugar para acampar. Asi que descansamos 30, nos abrigamos, nos calzamos las linternas y continu-amos a mi ritmo (ritmo lstima) por el Honda, Urion, San Antonio en una noche espectacular, la sudestada no se sentia porque estabamos al reparo de los Sauces, pero al llegar al Ro de la Plata el cruce se puso muy divertido con olas que nos pa-saban por arriba de la cabeza, se me disparo la adrenalina y se me fueron los dolores, llegue antes que todos los que me venian aguantando hace apenas un ratito.Arribando al Tribunales a las 21:30hs del sabado, estaba muerto luego de estar 12hs de travesa y 54km de un tiron, nos abrazamos con Juan y Omar Lopez que fue del grupo a la vuelta al arribar a Club 7, estabamos felices por otra travesa completada juntos con mi hijo.

    Agradecimientos:A M&G Kayaks, por proveernos siempre del mejor equipo para las travesias (www.mgkayak.com.ar), a Tienda Filo-Sur, por alimentarnos (www.filo-sur.com.ar), Julio del Camping Ipacarai, Martin del Hostal & Camping Escuela de Grumetes, al CANE por organizar semejante encuentro y Almahuar (www.alma-huar.com.ar) por confiar en nosotros y demostrar que el Bag in Box es insuperable para tomarse unos buenos vinos en cualquier lugar por mas inhspito que sea.

    Datos Utiles:Los puntos para acampar mas elejidos son:El Fondeadero tel 011 4728-0428 (Canal Honda y Arroyon)Club Motonautico tel 011 4728-2277 cel 15 6212-6814 (Parana Mini y Chana)Recreo Ipacari tel 011 4749-0491/4728-4971 cel 15 3552-1016 (Julio) (Parana Mini y Diablo)Camping Isla Martin Garcia - [email protected] - Tel. (011) 4728-1832 / 1550580114 (Piki o Germn) 1561594193 / 1535529815 (Alberto)Hostal & Camping Escuela de Grumetes: 116959-1738 / 115120-2565 / 116245-3381

    [email protected] CANE - Isla Martin Garcia: (011) 1166229486 / (011) 1555664946 - [email protected] - www.canemartingarcia.com.ar Way Points para el GPSboca del Diablo y Bajos del Temor S34 16.052 W58 26.207Mini y Diablo S34 13.753 W58 24.787Boca del Mini al Ro de la Plata S34 13.617 W58 23.627Frente al Canal Lancha Petrel S34 11.889 W58 21.300Barca y boca del Lancha Petrel S34 12.070 W58 19.947Petrel y Canal Buenos Aires. S34 10.996 W58 18.879Isla MG S34 11.336 W58 15.419PNA - Lista de Dependencias UtilesCampana- 03489-422055 San Isidro- 011-4513-0200/01/02Tigre- 011-4512-4905/07Martn Garca- 011-4318-7511Guazu Guazucito- 011-4728-1245Olivos- 011-4512-1021Escobar- 03489-460103/465103Chana Mini- 011-4728-1877Dique Lujan- 011-4728-0306Canal San Fernando- 011-4512-4003Braga- 011-4728-1725

    kayak

  • Texto: Fernando Santamara SEGUNDA PARTE

    Aldo Riveros gua UIAGM de Bolivia, contrata a Fernando para transportar a l y su cliente un francs corredor de Carreras de Aventura Franck Ducert, mas un grupo de asistentes (Zenobio y Norberto) al V Llullaillaco , por la ruta Sur. Luego de un programado proceso de aclimatacin (ver parte 1, en al borde N 184, se puede leer en www.alborde.com.ar seccin montaismo Noroeste Argentino). Luego de armar el campamento base a 5030msnm, portearon la carga y armaron el campamento de altura a 5900msnm. Desde donde atacarn la cumbre...

    24 - al borde

  • al borde - 25

    12/11 amanece como siempre, ventoso, frio, con un cielo azul que aturde, despejado, con el sol pegando de lleno en las carpas. Hoy debemos marcharnos a la altura, hoy vamos al campo dos desde donde seguramente maana intentaremos la cumbre. Los preparativos llevan un par de horas, pero a media maana con el sol bien arriba ya estamos listos. A punto de marcharnos ya, Aldo me pide que abra la camioneta para dejar las pertenen-cias de Franck. Porque traigo a colacin esto?... porque aqu las llaves de la camioneta comenzaran a tener un rol muy importante en el resto de la expedicin. Quito la alarma, Aldo guarda los petates y vuelvo a cerrar, guardo las llaves, y por mi cabeza pasan mil y una ideas, donde las dejo las llevo, las guardo en la mochila, o las dejo ocultas por aqu en el campamento todas estas frases pasan por m, pero ninguna se queda y del subconsciente pasa al consiente y obvio a mi mano para tomar una decisin. Finalmente las guardo en el profundo bolsillo de la campera de Duvet y me dispongo a salir, ya no volver a pensar en las llaves ni a tener y tomar consciencia de ellas. Delante mio ya van Aldo y Franck, Zenobio y Norberto terminan de armar esas inmensas mochilas en las que seguro va de todo para arriba.Comienzo un lento andar, mientras Aldo y Franck se alejan lenta-mente pero tomando distancia de mi, lo interesante es que me siento bien, que no voy agitado y que mantengo un ritmo, el mio, no tengo otro, no podre cambiarlo a esta altura y en esta mon-taa, es asi, vengo asi y seguramente asi ir hasta la cumbre. Pasaron un par de horas y aquel interminable campo de piedras finalmente acabo. Con el sol a pleno, pegando de lleno en mi rostro veo finalmente las carpas en el Campo de Altura, obvio que han llegado, ya casi han terminado de armar el campa-mento, solo estn terminando los detalles de la cocina, Franck ya descansa en su tienda y los preparativos para la cena se estn acelerando, y eso que es media tarde aun. Aqu quiero detenerme porque cuando vacio la mochila, aprovecho y le quito el sombrero, el techo de la mochila que en la marca que yo tengo sirve como rionera, la vacio y la dejo en el piso de la tienda, aun recuerdo haber visto el gancho para llaves que tiene dentro, indispensable en estos momentos. De los bolsillos extraigo todo lo que tengo, lpiz de labios, protector solar, los anteojos, la linterna frontal y las llaves del auto, si las

    llaves de la camioneta, han venido conmigo hasta aqu, una locura que pagare muy pero muy cara. Coloco todo esto en la tela transparente, tipo rejilla que cuelga del techo de la tienda, veo las llaves, una y otra vez las miro, es como si en el fondo de mis pensamientos hubiese una seal, la seal del cuidado, de lo tremendamente inseguro de que estn ah, no de-beran haber llegado hasta aqu, y si fue asi pues este debi haber sido el momento en que tendra que haberlas tomado y colgado del gancho que est en la mochila. Pero no lo hice y esto sera motivo de arrepentimiento. Aun queda algo de luz en el horizonte, la noche es solo cuestin de minutos, y la luna de algunas horas. Hace frio, y se notan los 5860 m en los que est emplazado el campamento. Enfrente, brillante y esbelta la Cara Sur, y su gran canal nevado, por ella estamos aqu, por ella iremos maana. Deben haber sido cerca de las diez de la noche cuando finalmente me quedo quieto e intento dormir, no he tomado nada esta noche, y ya dije porque, creo que la apnea se acrecent con el ansioltico. Entre luces rojas, y rayos de plata de esa porcin de luna que an queda, paso la noche, creo que descanse aunque no puedo precisar cmo ni cunto. Pero finalmente haba pasado, y escuche las voces pronunciando mi nombre e invitndome a levantarme. Son las cuatro de la madrugada, no corre viento, todo est en calma, apenas el bullicio del desayuno entorpece la monotona de la madrugada con su oscuridad y su silencio sepulcral.

    13/11 Me visto rpido, salgo y ni siquiera presiento si hace o no frio, me zambullo de nuevo en la tienta de mis amigos y desayuno opparamente. Sera una jornada larga, seguramente cansadora y me preparo para tal situacin. Intercambiamos opiniones de la ruta y del plan y me invitan a que salga antes que ellos, cosa que de in-mediato hago. Vuelvo a mi carpa, tomo todo lo que haba ordenado la noche anterior, algo de abrigo extra, algunas barras energticas, los protectores labiales y solar, una botella con Fanta a la que agrego un beroca, las linternas frontales, una puesta y la otra en la mochila, los grampones y salgo. Me apure mucho, entre la ansiedad y el pedido de mis compaeros s que me apure Seguramente este momento es crucial para el futuro, quiz aqu tome conjuntamente con la linterna frontal las llaves del vehculo, o tal vez con los anteojos, quiz las coloque en el bolsillo frontal de la campera de Duvet, vaya uno a saber. Creo que deben haber sido as los acontecimientos que a la postre harn que pase y haga pasar a mis amigos, momentos de zozobra. Salgo de la tienda a las 5.15 am, es noche cerrada aun, solo el brillo del glaciar iluminado por la luna me indican la direccin a seguir. Emprendo la marcha, tranquilo, apenas una brisa glida acaricia mi rostro o lo que queda de l al descubierto, camino tranquilo siguiendo el rasguido de los grampones en las piedras, que solo se silenciaran cuando se entierren en la nieve. Comienzo lentamente el ascenso, el glaciar aqu apenas tiene unos 30 y se levanta por delante mio casi sin final. Cada tanto doy vuelta la vista y veo las tiendas iluminadas por debajo, no debe faltar mucho para que salgan, tampoco para que me alcancen. Estoy subiendo lento, controlando mi respiracin y en zigzag, mientras a lo lejos en el este el horizonte plidamente se va tiendo de rojo, un rojo azulino extrao, aun brillan muchas estrellas en aquel firmamento negro infinito.

  • No tardan en alcanzarme y tambin en superarme, van casi rectos glaciar arriba, encordados y a muy buen ritmo. Paro hago un des-canso y observo que tengo un solo mitn, el otro ha desaparecido, me maldigo una y mil veces porque sera la tercera vez que pierdo uno por no atarlos a mi campera me consuelo con que no hace mucho frio, y me preparo mentalmente para soportarlo con mis dos pares de guantes. Antes de seguir miro hacia el este y por debajo mio viene alguien, no s si es Norberto o Zenobio, pero le grito de inmediato que se me ha cado un mitn parece escucharme, pero en la noche todo es blanco o negro, nieve o rocas no hay mucho para elegir, el mitn es negro una piedra mas en el glaciar. Prosigo la marcha y en un rato mas ya tengo a mi compaero a mi lado, es Nolberto, que me saluda y devuelve el mitn, increble, lo encontr, quiz el que no haya viento ayudo a que el descenso del mismo fuera lento y en su direccin. Qu suerte. La maana parece despuntar definitivamente, ya el cielo es celeste intenso y el horizonte y el salar del LLullaillaco ahora son mas rojos que nunca, las estrellas van desapareciendo a medida que el cielo negro se transforma en azul. Tambin he visto pasar a Zenobio, mas lejos de m, mas tirado a la derecha, a la parte sombra del glaciar, va a una velocidad inusual, me quedo extasiado mirndolo como sube, casi como si no existiera la pendiente. Por debajo ya la luz ilumina las tiendas, he subido cerca de 250 o 300 metros en poco ms de una hora, lo que me alienta a saber que voy bien, que mis amigos son sobrehumanos y que no debo mirarlos ms y mucho menos compararme con su ritmo. Ellos ya estn por encima de los 6100 metros y apenas esta amaneciendo. Despunta la maana, inmaculada, todo se ilumina, cientos de montaas me rodean, ahora casi todas ms bajas, lejanas y sin nieve, pronto el sol me dar de lleno. El Glaciar cruje debajo de mis grampones, ahora hace mas frio y la tenue brisa es glida, ha salido el sol, mis pies siguen fros, no logro hacerlos entrar en calor, por momentos mis manos se entumecen, unos cuantos grados bajo cero estn haciendo, pero mantengo mi

    cuerpo caliente y no dejo de subir. El glaciar est cambiando de pendiente, ahora ya est por encima de los 40 y sube y se para por delante mio, un poco ms aun. Lejos muy por arriba mio veo a los cuatro, casi terminando esta primera porcin del glaciar, muy cerca de donde se bifurca en dos brazos.Ahora el sol me da de lleno en el rostro, deben ser cerca de las 8 de la maana, el glaciar se ilumina por completo y solo la arista derecha permanece en sombras, paro, bebo algo, esta exquisita la bebida, Zenobio le haba puesto agua caliente, con lo que est a una temperatura soada para esta altura, tomo un par de sorbos y vuelvo a envolverla en un par de medias. Abro el bolsillo de la campera y saco mis anteojos, es hora de colocarlos, de aqu en mas el sol har estragos en el glaciar y la luminosidad es peligrosa para transitar sin ellos. Este fue un punto de inflexin, seguramente aqu, si las llaves es-taban con los anteojos, al sacar el estuche se cayeron y si cayeron sobre la nieve nunca las o. Creo que fue as y si no trate de imaginarme lo ms real posible la situacin. Ya no puedo distinguir las tiendas, ahora he alcanzado la bifur-cacin, veo que mis amigos han tomado el brazo ms largo, el de la izquierda, es algo mas empinado que el de derecha pero apunta directamente a las torres de piedra de la cumbre. Van escalando en forma directsima, es un placer verlos subir, me deleita tanto verlos, como ascender yo, me siento muy fuerte veo que ya no me agito al subir, que el glaciar ahora ya tiene unos 45 grados y voy superndolo tranquilamente, levanto la vista y veo como se pierde como un gran tobogn debajo mio, que las torres como rascacielos grises de acero se levantan delante mio, han empezado a aparecer muy por arriba de la cabeza del sarcfago y van cambiando de tonos, desde unos plidos, bayos, hasta los ms grises negruzcos de la cumbre. De pronto el glaciar hace un descanso y aparece un cambio de pendiente, con muy poca nieve y veo que las huellas se pierden hacia arriba hasta chocar contra ese inmenso monolito de piedras grises que simula ocultar la cumbre. Me detengo y analizo la situ-

  • acin, indudablemente que hay dos opciones: o subieron escalando las paredes de rocas o se han vuelto junto a la pared y han tomado el filo que por detrs supongo debe ir a la cumbre, el que me mostr Gustavo en fotos. No me pongo a pensar mucho, mi decisin o mi ruta son las que vi en fotos, esta escalada no es para m, asi que sin pensarlo mucho comienzo una travesa a travs del glaciar en direccin al noreste hasta alcanzar el filo, debo pasar por entre las grandes torres bayas, se ve un paso muy claro y seguramente ah tendr el filo cumbrero. Cuando termino de cruzar, llego a esas areniscas, me quito los grampones y comienzo tranquilamente a subir rumbo al filo, atra-vieso las grandes torres y el norte completo aparece delante mio, el sarcfago a la derecha muy por debajo y al frente un collado que une las ruinas de los 6500 con el filo cumbrero.Gran sorpresa me llevo cuando los veo ah, a los cuatro tirados, descansando, pronto me ven y nos hablamos a los gritos. Les hago llegar saludos y felicitaciones de mi parte cuando me dicen que ya hicieron cumbre, que estn volviendo, miro el reloj son las 12. Que brbaro!, a qu hora habrn hecho cumbre, son increble estos tipos prosigue la conversacin, me dicen que han decidido bajar al campo base, que estoy a una hora de la cumbre, que vaya tranquilo, y les retribuyo mis felicitaciones por su aliento. Les pido que me bajen la carpa, y asienten con la cabeza. Vuelvo a agitar mis brazos, los despido, me coloco los grampones, y voy por el ultimo tramo, un buen nev me separa del filo cumbrero, s que estoy muy alto que no hay mucho mas para subir. No bien comienzo a escalar el nev casi en forma recta comienzo a ver algo de las ruinas y de la plataforma de oracin y ofrecimientos donde

    estaban enterrado los nios. Pronto cruzo el glaciar, no me alcanzo a dar cuenta en que momento ya estoy caminando por las piedras con los grampones rechinando y desemboco en la puerta de uno de los dos recintos de la cumbre, que emocin tan grande, vuelvo a ver los palos brillantes, casi barnizados que emergen de la vivienda, el dintel de piedra, y la perfeccin de la construccin, todo me resulta tan familiar, me abruman los recuerdos de cuando llegue con Dario aqu y no poda creer lo que estaba viendo, tambin aparecen mis amigos del 2006, incrdulos y sorprendidos por las construcciones, si construcciones a 6715 metros, las ms altas del mundo, nicas, Incas.Me quito la mochila, la dejo junto a unas rocas, tambin los grampones y asciendo solo acompaado de la cmara, el tramo final, son esos 15 0 20 metros que entre piedras desparramadas salvajemente por todos lados, me separan de la cumbre. El sol pega de lleno, el viento es apenas una fresca caricia, si hasta me permite abrir la campera, pero que no me permite quitar los guantes, a pesar del sol hace frio, lo presiento, lo palpo, mi cuerpo est caliente pero s que estoy a 6730 metros.y a esta altura hace frio. Unos pasos ms y veo la caja del Banco de Chile brillar ah entre las ultimas piedras, camino sobre la gran roca gris que-brada y me arrodillo, no estoy abrumado por la emocin como otras veces, esta vez una rara quietud me invade, estoy tranquilo con una extraa paz, me siento y comienzo a mirar en 360, estoy solo.si.completamente solo, miro el reloj, las 12,20 hs. es decir que todo este tramo y relato que pareca me llevara una hora como me dijeron, lo haba hecho en tan solo 20 minutos, si 20 minutos desde donde estaban los amigos. Me siento en la cumbre, espero que mi corazn recupere el ritmo y

  • abro el maletn metlico, veo el cuaderno, prolijamente conservado, lo abro y lo primero que encuentro es la pagina final donde mis amigos han sellado su testimonio y colocado unas tarjetas personales, veo que han hecho cumbre a las 11 hs. que locos, han ascendido en 5 horas desde el campo de altura a la cumbre, dos horas exactas menos que yo, que me alegro de haber hecho un tiempo de 7 horas, lo normal, y no puedo no tentarme y rerme solo. Escribo en el cuaderno, tomo fotos, me tiro un rato de cara al Sol, agradezco a Dios estar aqu, asi de bien, asi de solo, busco en mi bolsillo, en ese donde debieron estar las llaves, extraigo una imagen de La Virgen de Las Nieves, esa estampita, como les cont que me regalaron los dos Ales de Malarge, leo por ltima vez su oracin del dorso y la coloco en la vieja caja metlica donde est el primer libro de cumbre.Me hubiese gustado permanecer ms tiempo aqu, pero el viento ahora es un poco ms intenso, entonces solo atino a tomarme unas fotos con mi cmara, me cuesta un poco, no es solo cuestin de colocar la cmara con el dispositivo automtico de disparo y luego correr hasta la posicin, son 6739 m, igual lo hago tres veces y finalmente desciendo esos 15 o 20 metros hasta las construccio-nes para comer algo. Recorro las ruinas tomando fotos de ellas, y camino lentamente hasta la explanada ceremonial, la vista en direccin Norte es per-fecta, si hasta podra decirse que indica el camino recto a Cuzco, viendo esta disposicin aunque no soy arquelogo ni mucho menos, no hay duda que esto fue un Altar, un lugar nico de oracin, de ofrendas, de ceremonial. He perdido la nocin del tiempo, sigo tomando fotos en cuanto la vista me da, hacia un lado hacia el otro, puedo divisar perfecta-mente la ruta del Cementerio, tambin la del Sarcfago, el collado por donde ingresaron y construyeron el Tambo, creo que

    se llama Quebrada de Las Zorritas, las construcciones que estn a 6500, y todo lo que esta montaa sagrada ofrece. Antes de volver a colocarme los grampones, miro hacia la cumbre por ltima vez, vuelvo a agradecer a mi Dios y al de los Incas, el Sol, la Luna, y a la Madre Tierra, que me ha permitido una vez ms entrar aqu, a esta morada de ellos, los Dioses, a este lugar Sagrado de Los Incas y valla a saber de que otras culturas. He sido una vez mas muy bien recibido y debo como mnimo un agradeci-miento. Me despido y comienzo el descenso. Son las 13,30 hs. un largo camino se presenta y me espera por delante.Desando el nev, cruzo las areniscas, tambin las torres, vuelvo la vista y veo las pisadas de mis compaeros hacia las torres, tambin diviso las mas y comienzo a desandar el camino. Advierto que el brazo corto tiene ms nieve y me dirijo a l, y ah tambin veo huellas de mis amigos y las sigo casi en lnea recta hacia abajo, lo hago con atencin, muchas piedras vuelan desde el filo, este brazo es ms peligroso a esta hora, pero ya estoy en l y voy a buen ritmo hacia abajo. Pronto termino el glaciar y me uno al otro, por el que vinimos, ms ancho ms cmodo y sigo casi sin detenerme rumbo al campamento. No ha pasado mucho tiempo y ya diviso las tiendas, mejor dicho mi tienda, es la nica que queda y veo movimiento en torno a ella, son Norberto y Zenobio que estn desarmando el campamento, y ahora le toca a mi tienda, pienso, que bueno no tendr que cargar con ella solo con su contenido. A esta altura del da ni pienso en las llaves, para mi estn en la tienda y solo deseo que los amigos cuando desarmen la misma junten absolutamente todo lo que ah deje. Estoy muy lejos todava del coll, y son miniaturas mis amigos trabajando all abajo. La tarde se ha instalado, el clima est muy bueno, bajo abrigado pero sin frio, me he quitado una campera (capa intermedia) y solo bajo con el interior y el Duvet.

  • En un descanso veo que mi tienda ya no est y que mis amigos tampoco, por lo visto ya iniciaron el descenso. Deben haberme visto como yo los vi a ellos y apuraron el trmite de descender, ellos de-ben llegar al base, armarlo y atender a Aldo y Franck, yo solo tengo que recoger mis cosas y continuar, voy calculando las horas que me quedan y seguramente estare reunindome con ellos cerca de las 19 hs. es el tiempo que he calculado para desandar lo hecho. Lentamente, paso por paso voy dejando atrs todo el glaciar, llego al pedrero, me quito los grampones y finalmente me dejo caer en unas piedras a descansar, ah donde estuvo hasta hace un rato el campo de Altura. Miro a mi alrededor y se han llevado todo, absolutamente todo, solo me han dejado un tupper con unos sndwich, una bebida y las bolsas de residuos, nada, no tengo nada de peso extra que transportar, son increbles. Descanso unos diez minutos, recojo mis cosas, ato las bolsas de residuos y me preparo para el descenso final. Siento el cansancio pero bajo muy feliz, disfrutando de aquel paisaje infinito, bello, con los colores resaltndose cada vez ms, con los ltimos rayos de luz dorndolo todo, con los ojos empapa-dos en paisaje. Me recojo en el silencio de las aristas y en cada uno de mis pasos, no quiero ni golpearme ni lastimarme un pie, cada tanto paro miro, contemplo el paisaje y prosigo lentamente, paso tras paso. Han ingresado nubes que de dan un tono fantasmagrico al paisaje y por momentos golpean mi cara finos copos de nieve, ms parecidos al garrotillo tpico de los Andes Centrales. En cada uno de los descansos, que son pocos y muy cortos, busco en la gran planicie el campo base, no puedo ver las tiendas y tampoco la camioneta. Poco antes de que el reloj marque las 19 hs hago mi arribo al Cam-pamento, ya est listo, la carpa comedor a full y la de Franck bien

    dispuesta a su lado, en el lugar de la ma yacen todas mis cosas, y la carpa sin armar, que bueno pienso, dormir en la camioneta, aun no venia lo peor, aun supona que las llaves estaban dentro de la carpa. Irrumpo en la carpa y saludo a mis amigos y los felicito por la cum-bre, y les exijo una cerveza, que me dan a regaadientes mientras ren, que placer, esta helada, como esperando en la barra de un bar. Mientras bebo le pregunto por las cosas a Norberto, y sobre todo por las llaves, pero me dice que no vio llaves en la tienda, pero igual supongo que estn dentro porque no han sacudido ni limpiado la tienda, solo la envolvieron y la bajaron, tambin llevo mi mente a otro lugar, el saco de dormir, quiz las deje ah dentro o tal vez en la campera impermeable, hay mil lugares dentro de la tienda donde pueden estar pero es tarde, empiezo a presentir lo peor, y en pocos minutos abandono la cerveza y comienzo una intensa bsqueda que no tendr frutos, las llaves desaparecieron en las entraas del Llullaillaco. Mis amigos me llaman, me dicen que no busque mas, que no pase frio que ya van a aparecer, y no me lo creo, solo s que estn consolndome y que estn tan o ms preocupados que yo. Sale Norberto, me ayuda con la tienda y en pocos minutos la armamos y desparramo dentro todo lo que tengo, que no es nada comparado con las llaves, ya s que dormir otra noche aqu y no en la camio-neta, sino que ni siquiera s que har maana cuando todos nos querremos ir de aqu Dios por momentos tengo taquicardia.Mientras cenamos la conversacin vuelve a derivar en las llaves y Norberto me ofrece volver maana al campo de altura y buscarlas, y asiento con la cabeza como si estuvieren all. Pero cranme que ha sido el peor momento en toda mi carrera como Andinista, en toda mi vida como montaista, nunca he pasado un momento como este.

  • Con algunos ltimos consuelos e intentos de cobijarme, mis amigos me despiden, y vuelvo a aquella crcel de color naranja, esa que esta noche me har sentir que soy un pobre infeliz que est a merced de Dios. Como todas las dems noches casi no dorm y cuando finalmente el cansancio me venci, despert sobresaltado pensando en las llaves y no s si so pero las vi en la basura. Me vest, me puse el calzado y sal de la tienda, era la madrugada, hacia mucho frio, no corra viento y la noche era un espectculo dantesco, de plata y estrellas, de luna y soledad, casi que ni pude disfrutar aquello, entre el frio y el miedo que senta, la intranquilidad que me daba el accidente, busque en todas las bolsas de basura. Cada vez me convenzo ms que me las lleve a la cumbre y las perd en el camino. Cada vez me voy convenciendo ms y ms de eso Volv a la tienda y me deje caer, rece, me encomend a Dios y creo que en algn momento me dorm finalmente.

    14/11 la maana irrumpe bella como nunca, no hay viento, el gran valle del este ya est lleno de luz, los rayos del sol atraviesan la camioneta y ya dan en la tienda, tengo ganas de seguir en la bolsa, quiero recuperar ese sueo que tengo tan atrasado y maltrecho. Pero ya estn movindose al lado asi que me preparo para salir pronto de la tienda, tengo que resolver el tema de las llaves, fue mi primer pensamiento al abrir los ojos, no puedo pensar en otra cosa. Desayuno casi en silencio, rpido, apurado, intento no demostrar mi preocupacin, mi angustia por lo que est por venir. Norberto vuelve a ofrecerse para buscarlas arriba, Zenobio me tranquiliza dicin-dome que vamos a salir, que ya encontraremos la forma, que no me preocupe. Les pregunto porque estn tan distendidos, porque anoche cuando yo casi lloraba como un nio en la tienda ellos rean alegremente antes de dormirse. Comienzan a salir de a uno de la tienda comedor y se acercan. El primero es Norberto que me dice que no va a subir, porque ha visto que en realidad yo no estoy seguro de haberlas visto en el campamento y que Zenobio y el abrirn la camioneta y vern cmo solucionar el problema, bajo la cabeza, asiento y les doy ideas sobre cmo abrir el vehculo, es la segunda o tercera vez que tendr que abrirlo de esta forma. Una vez con Dario Bracali en San Antonio de Los Cobres cerr la puerta con las llaves puestas y el vehculo en marcha. Dario con una velocidad y una practicidad digna de un punguista la abri en un par de minutos. La segunda vez en la puerta de casa, cerr y se bajaron los seguros, y lo mismo, el vehculo andando, entonces llame un cerrajero y en 10 segundos la abri esta vez espero que sea igual de fcil.No necesariamente fue asi, insistimos con esos dos mtodos y ninguno dio resultado, uno nuevo tenia Zenobio bajo la manga, con un alambre que encontr, hizo girar la manija del vidrio y abri la puerta, la ms difcil uso, pero logro abrirla. Paso uno superado.

    Vamos al paso dos: hay que desconectar la alarma que suena sin parar Zenobio revisa todos los fusibles, encuentra uno distinto, lo desconecta y ya est la alarma no suena ms. Paso dos superado, Y ahora?... el paso tres, hay que ver los cables para poder ponerla en marcha. Este paso ya llevo un par de horas ms conjuntamente con Aldo desarmaron la parte plstica del tablero y fueron desconectando enchufes y cables, casi ni miro, casi que no quiero ni meter la cabeza en el habitculo, no quiero mirar, no quiero ver qu sucede con el vehculo, aunque a esta altura del partido ya no me preocupa lo que se rompa, solo quiero que podamos irnos. De pronto me piden que conecte la batera y de repente siento como le dan arranque, pero no puede arrancar ha estado tres das a la intemperie y con noches con algunos grados bajo cero, hay que calentar valga la redundancia los calentadores, este es un vehculo a gasoil, no naftero, asi que les enseo como hacerlo, le damos ar-ranque y si si est en marcha, asi que la dejamos que caliente el motor, casi lloro de la emocin, ese ronronear del motor, nico de una Toyota, me devuelve la sonrisa y la felicidad, estamos tan cerca de marcharnos, paso tres superado con creces. Pero de pronto cuando todo era jubilo, Aldo nos dice que se ha trabado el volante, y eso solo lo puede hacer la llave o algo similar que lo destrabe desde el tambor, donde se colocan las llaves. Finalmente como a las 11,30 o 12 hs el tambor cedi y el volante circulo en forma normal, ya estbamos listos para partir, solo hicieron falta alguno minutos para cargar el gasoil, redistribuir las cargas, tapar la caja con la lona, atar la pala y el pico al paragolpes trasero y partir, si partir, parece increble, pero vamos a irnos de esta montaa, nuestros sueos ya estn volando por sus aristas, jugando por sus glaciares, pero nosotros tenemos que irnos de aqu, ya nada tenemos que hacer aqu. El ronronear del motor Toyota se hizo presente en el silencio que los cinco guardbamos en el interior del vehculo, Zenobio, Aldo y Norberto se turnaban bajando y subiendo a ella, indicndome el mejor de los caminos para descender hasta la huella. Fuimos viendo distintas opciones hasta que aparecieron viejas huellas que me fueron guiando bien hasta el camino. Fue duro, muchos nervios contenidos, no sera bueno apurarse de mas y romper una cubierta ahora. Ya en el camino nos distendimos todos, volvieron las risas y los mates y las charlas, mientras a nuestra izquierda en toda su dimensin el LLullaillaco nos acompaaba, nos mostraba todas sus aristas, toda su belleza, toda su magia, todo su candor de montaa sagrada. Nos fuimos alejando lentamente de su imagen imponente, en direccin Norte-este hacia la ruta del Paso de Socompa. En una de las detenciones que hicimos para tomar fotos, nos percatamos que habamos perdido el pico y la pala, es quiz el primer error de

  • Zenobio en la expedicin, me lo tomo con mucha risa, esto al lado de lo que acabamos de vivir, es un juego de nios, una travesura de nios. Vamos repasando cada una de las aristas y viendo todas sus posibles rutas, la del Sarcfago hoy conocida como la normal Argentina que fue ascendida por primera vez por el chileno Diego Alonso Osses el 4/12/1954 siendo el quinto ascenso de la mon-taa. Pero el tucumano Orlando Bravo en 1990, hizo la primera por el cementerio imaginndonos el rodeo que debi hacer para sortear el gran Escorial, hoy lleva el nombre de Arqueolgica donde est dicho cementerio que fue descubierto recin en 1971 pero los ascensos por ella aparecieron a partir de 1975.Esta fue mi primera ruta, y mi primer ascenso en 2002 con Dario Bracali, pero en aquella oportunidad le hicimos una variante a partir de los 6000 metros ingresando por el Glaciar E y saliendo a las construcciones Incas que estn cerca de los 6500. Mi segundo ascenso con mis amigos Eduardo Sibulosky, Eduardo D`Angelo, Eric Curvar y Srek Terkeslian en 2006, ese si lo haramos ntegramente por la ruta arqueolgica, casi siguiendo el camino Inca. Antes que desaparezca de nuestra vista, y mientras una pertinaz nevisca lo va cubriendo y envolviendo no puedo ms que recordar a los nios que all quedaron como ofrenda de los Dioses, hasta que la Expedicin de Reinhard y Cerrutti lograban extraerlos de su morada de ms de quinientos aos. Vale recordar que esta expedicin, la de Reinhard permaneci 13 das a 6715 metros mientras duraron las excavaciones. Esto no fue ms que la culmi-nacin de los estudios que M. Rebitsch desde 1958 y durante tres largas expediciones haba realizado siguiendo el paso incaico por el Llullaillaco. Un sinfn de subidas y bajadas, de ascensos y descensos, de caminos destruidos, de calaminas, de curvas y contra curvas que por momentos se hace difcil manejar aqu, pero me entretiene y mucho, solo que quisiera estar tomando un bao caliente y una cerveza fra en Tolar, nada puede sacar mis pensamientos de esa imagen, ni siquiera la charla de los amigos me saca de contexto. Mis pensamientos vuelven siempre a lo mismo. Cuando finalmente terminamos de atravesar Pampa Amarilla y tomamos el camino de cornisa que nos llevara a Caipe, el terreno paso de las malditas calaminas a un ripio arenoso que inquietaba el

    volante y amagaba con sacrmelo de las manos, entonces apare-ci lo inesperado, lo que nunca nos hubisemos imaginado en esta soledad gris, en este atardecer silencioso y hermoso. Ah semi atravesado en la ruta hay un vehculo, es una camioneta Nissan con un motor home a sus espaldas, con una pareja de extranjeros intentando limpiar el camino para continuar, no puedo ms que sorprenderme y rerme cuando veo que usan una palita de residuos plstica para llevar a cabo su trabajo, creo que nos remos todos, no s si por la situacin o por los nervios, si no los sacamos de ah nunca podremos pasar nosotros. Como sucedi a lo largo de todo el dia, no bien nos presentamos, todos nos pusimos en movimientos y una vez ms tomo las riendas del asunto Aldo y el trabajo Zenobio y Norberto, nos distribuimos las tareas a fin de agilizar el trmite. Esta tarea fue llevndose la luz, la calidez del sol y el frio comenz a sentirse intensamente, estamos por encima de 4000 m, y los trabajos no cesan ni un instante.Finalmente y con el cuidado y los gritos casi desesperados de Aldo el vehculo se puso en movimiento, en un par de maniobras cercanas al pnico, la pesada casa rodante volvi a la ruta y me obligo a m a retroceder casi dos kilmetros en busca de una lugar donde meterme para que pasaran. Ya es tarde los ltimos rayos de sol han desaparecido detrs de las montaas, el cielo y alguna nube suelta enrojecen y el salar ahora brilla rojizo debajo nuestro, lejos, muy all abajo Cuando encuentro el lugar me quedo ah esperando con Franck y aparece el motor home, con las ltimas luces de la tarde reflejndose en el parabrisas, paran, baja Aldo y acuden Marion y su esposo Steve a saludarnos. Ah tomo conciencia y veo en sus miradas, en sus manos apretando las mas, en sus rostros el agra-decimiento, no pueden expresarlo, no tienen palabras todo termina en aquel apretn de manos. Entonces Zenobio me llama a la reflexin, se produce un silencio en el habitculo y me dice: Has visto Fernando que las llaves debieron perderse ?... si no se hubiesen perdido habramos pasado por aqu cerca de medio dia y nunca nos hubisemos cruzado con esta gente y estaran ahora sufriendo o muertos en el Salar despus de haberse desbarrancado. Las cosas suceden porque deben suceder, porque asi deben ser. Se hizo un silencio profundo

  • que se instalo en la camioneta por un largo rato. 19,10 hs. ahora s, todos en la camioneta sin ms paradas hasta Tolar, les pido disculpas por no llevarlos a Caipe y aprieto el acel-erador rumbo a la vida mundana, la aventura cumpli con creces su cometido, ahora hay que ir por las cervezas.Nuevamente nos metemos en el Salar de Arizaro que tiene 1600 km2 entre Tolar y Caipe, y que se sita a 3460 msnm, de este gran mar blanco terroso se extrae mrmol, sal, cobre y nix. En lengua Kunza significa lugar del Cndor, o lugar donde abunda algo, pero en Quechua tiene el verdadero significado, huella hiriente y nada lo describe mejor, caminar por ah seguramente te terminara hiriendo los pies y los Incas lo caminaron. Llegar y encontrar Tolar absolutamente lleno, nos genero algo de tensin. El tercer sbado de noviembre la comunidad de Tolar Grande venera a la Virgen de Las Nieves, una coincidencia, toda la expedicin me la pase pidindole y rezndole en la montaa. En esta fecha la comunidad de Tolar y gente de toda Salta y de otras partes del pas, ascienden el C Macon para pedirle a la Pachamama por el agua potable, elemento vital en este pueblo, donde cada vez es ms escasa, y el dia que no haya ms, pues Tolar seguramente desaparecer. Ojala esto nunca suceda porque ya hay un movimiento turstico muy importante y porque adems este pueblo es nico en la Puna, no tiene nada en comn con todos los que conozco, y su estacin de ferrocarril semi abandonada le agrega un condimento especial . Ah estamos rodeados de amigos y celebrando nuestra cumbre, nuestra salida de la montaa y tambin nuestra ayuda a los amigos holandeses. Se suceden las cervezas y tambin el vino, mientras que los bifes tardan en llegar.Los brindis y la sobremesa se extiende mas all de la una de la maana

    15/11 Las luces de la maana y el bullicio de los obreros en la construccin que esta frente a la Hostera me sacan de aquella placentera estada. Teo nos invita a pasar a desayunar y mientras vemos la RAI, con Aldo se suma el resto. Todos limpios, peinados y con ropa que huele bien, nos sentamos a la mesa a disfrutar del ltimo desayuno en Tolar, en la Puna, en la Montaa. Despus de volver a cargar por ltima vez los petates, vaciar

    el ltimo bidn de gasoil, hacer arrancar la camioneta con una improvisada llave hecha de un destornillador, partimos con destino a Salta. Yo a mi casa a reencontrarme con los mos, mis amigos al Hotel a disfrutar de una buena cama y de una buena mesa. All vamos, a desandar los polvorientos caminos que nos separan de la ciudad, del ruido, del mundo, de la civilizacin. Lentamente vemos como el cielo ahora presenta ms nubes que le proporcionan al paisaje una dimensin y unos colores nicos. Tran-sitamos todos los lugares como si no los hubisemos visto nunca, Los Colorados, las Siete Curvas, el Salar del Diablo, Pocitos, Olaca-pato, abra Chorrillos, con sus mil colores, y finalmente San Antonio de Los Cobres, donde el ultimo almuerzo no se hace esperar. A las 18 hs. hicimos nuestro arribo a Salta. Pero aun mi dia no haba terminado, Franck quera invitarnos a cenar en el centro para festejar su cumpleaos que sucedi en medio de la expedicin, asi que mi permanencia en casa fue solo por un rato, despus, a baarse, afeitarse y salir de nuevo. Mis amigos se lo merecan, y sobre todo Franck que era quien invitaba y el agasajado. La Expedicin haba llegado a su fin, dicen los que saben que una expedicin termina cuando llegas a tu hogar, y finalmente yo estaba en mi hogar, con mis seres queridos, con los ojos perdidos en la habitacin, disfrutando de la fresca brisa que se cuela por mi ventana, recordando las noches de pena y tristeza, de soledad y angustia que pase en aquella tienda de montaa, pero ahora reina la paz, mi seres queridos duermen a mi lado, y desaparecen de mi mente esas noches que escribieron y armaron la otra cara del Llullaillaco.

    Agradecimientos:Uno especial a Griselda Moreno que me contacto con Aldo Riveros. A Aldo porque con su tremenda experiencia me hizo sentir uno ms del grupo desde el primer momento. Tambin a mis nuevos compaeros de montaa, Norberto, Zenobio y Franck, con quien me cost ms comunicarme por su idioma, pero aprendimos a querernos igual. Y a todos mis amigos y seres queridos que quedaron aqu abajo esperando por m, ellos son y sern siempre los que mi impulsan pero tambin el mejor de los motivos para regresar.

    34 - al borde

  • MONTAISMO

    BeRtRand a 50 aos del pRIMeR asCenso ModeRno

    Texto y Fotos Marcelo Scanu

    el Bertrand envuelto en misterio.El Cerro Bertrand es en realidad un volcn, con un gigantesco crter de ms de 2 kilmetros de dimetro y 400 metros de profundidad. La cima mxima acotada 5207 msnm por el IGN pareciera ser un poco ms alta como ocurre con todas las cimas medidas en la regin. Google Earth le asigna unos 5255 msnm y esta se debe aproximar ms a la realidad. Las otras cumbres son la Noroeste marcada 5188 msnm (5213 msnm en Google Earth) y la Noreste sin cota del IGN (5189 msnm en Google Earth). En relacin a Las Grutas se ubica a 10 km al Noroeste, en la Sierra de San Buenaventura, el comienzo oficial de la Puna.Como veremos, los Incas (Quechuas) lo ascendieron hace unos 500 aos. El primer ascenso moderno lo efectuaron el sueco An-ders Bolinder, su esposa checa Verena y el gua fiambalense Don Vctor Bustamante en 1965. Ellos eran integrantes de la expedicin de Mathias Rebitsch quienes tambin lograron los primeros ascensos modernos del Dos Conos y del Peinado. Luego el Bertrand fue prcticamente olvidado por la cartografa, a tal punto que en 1995, estando en Las Grutas con

    En 1994 tom la decisin de dejar por un tiempo la exploracin de las montaas sanjua-ninas para ir a las remotas cumbres catamarqueas. Estas eran poco conocidas excepto algunas de las ms altas y las ms accesibles. Las Grutas era aun un lejano puesto perdido en la Puna, la ruta era de ripio. Con la ayuda de Vialidad Provincial acced a Las Grutas y luego un unimog de Minera de la Nacin me dej un alto portezuelo al Este del Dos Conos al cual quera ascender. Con poco y precario equipo, sin bastones y llevando un bidn de agua en la mano, a duras penas arrib al pi del volcn pero aquella noche me sent muy mal. Al da siguiente desist de mi objetivo pero logr una bella cumbre cercana de 5300 msnm. Al llegar a la cumbre vomit, aun no estaba bien pero la magnfica visin del cono simtrico del Peinado me alegr. Constru una pirca y el documento aun debe estar ah, en la cima de ese volcancito, mi primera ascensin en Catamarca. La Puna me haba atrapado y volvera muchas veces a esos parajes tan bellos como desrticos.

    Crater visto desde la cumbre 5188 msnm del IGN con la cumbre principal a la derecha y la ascendida en el 2012 a la izquierda.

  • MONTAISMO

    el mapa, no saba que ese volcn era aquel cuya historia conoca por haberla ledo en varios artculos y libros.Ese crter dibujado en la carta topogrfica me llamaba la atencin. Lo intent con dos compaeros. A medida que ascendamos, el tiempo empeoraba. Debido al fuerte temporal de nieve y viento debimos volver a Las Grutas y la calidez de su hogar con lea crepitante. Mis compaeros debieron partir y la suerte me hizo conocer al matrimonio tucumano Villagra. Es-tando en el puesto de Gendarmera, le sealaba desde la ventana el hermoso volcn -que por lo expuesto anteriormente crea virgen- y tras un intercambio de opiniones y prstamo de algo de equipo, decidimos intentarlo al da siguiente, 16 de Enero de 1995.A poco de salir, los Villagra decidieron volver. Prosegu acompaado por un perrito de los viales. El filo era largo y el calor apretaba. Me qued sin agua y la sed comenz a apretar. Providencialmente descubr un agujero en la

    roca lleno de agua producto de la anterior nevada. Saci mi sed y luego hizo lo mismo el perro. Este me segua aun teniendo una pata en no buen estado. El acarreo se volvi suelto y empinado y en partes deba alzarlo. Logr llegar al borde del crter y al verlo qued des-lumbrado. Omnipresente el peinado se elevaba majestuoso. Me pareci ver un montculo de lea pero quizs por el cansancio y la altura no le prest atencin. Segu por las rocas de la cumbre y observ una pirca lo cual me desmoraliz. Sin embarg pronto encontr una lata de Ovomaltina y eso solo significaba una expedicin antigua. La alegra volvi al com-probar quienes eran mis ilustres predecesores. Gracias a ese hallazgo sabemos que subieron el 22 de Marzo de 1965, algo no consignado en las crnicas. Desandamos el camino llegando muy cansados y con la cola entre las patas, por lo menos as ocurri con uno de los integrantes.Al bajar a Fiambal pude ubicar al baqueano Bustamante, quien casi llor cuando le mostr

    los documentos dejados por ellos 30 aos antes. El les tena gran aprecio y destaco sus dotes humanas. Tiempo despus escrib a la direccin dejada en la tarjeta llegando esta justo a tiempo pues planeaba mudarse. As supe que Verena haba enviudado pero mantena frescos los recuerdos de la expedicin del 65 y estaba muy contenta de saber del Bertrand. Le pareci increble el progreso y los cambios en la zona. Ella lleg a lomo de mula hasta Las Grutas donde a la sazn solo viva un pastor de llamas. Luego de la segunda carta lamentablemente se cort la comunicacin y no llegu a tener en mis manos fotos de poca.El 14 de Enero de 1996, junto a Prez y Ceruti, subimos nuevamente por una variante de la ruta sureste ascendida el ao anterior. Nos estbamos preparando para ir al Peinado, al cual subiramos das despus logrando la se-gunda ascensin moderna y primera por la ruta Sur. Observamos el fogn o depsito de lea antigua dejado por los incas para sus ofrendas.

    IZQ.UIERDA - Marcelo Scanu en el punto mas bajo del crter con la cima principal del Bertrand detrs.ARRIBA Y DERECHA - Descendiendo hacia el fondo del crter.

  • 38 - al borde

    Este pequeo santuario de altura es pobre pero est ligado a otros ms grandes como los del Incahuasi y el Peinado y est ubicado justo en un eje imaginario entre ellos. Sera como una pequea capilla de donde estimo, se arrojaran ofrendas al crter.

    el primer descenso al crterEn el ao 2008 (parte de enero y febrero) fuimos con Jos Luis Querlico nuevamente a la Puna Catamarquea dividiendo la expedicin en dos: la primera semana en la zona del Peinado y la segunda en el Bertrand. Con el apoyo de vehculos de Gendarmera Nacional pudimos armar los campamentos base llevando toda el agua pues esta directamente no existe en forma potable. Justamente nuestro campamento estaba al Oeste del Bertrand al lado de una lagunita rojiza (4850 msnm) que ocupaba un antiguo crter y de donde, en cierto lugar, se senta olor a azufre. Otros pequeos volcancitos, de escasos metros, nos rodeaban. La idea desde mi primer ascenso era ingresar al crter y si podamos dormir ah. Subimos un da hasta los 5050 msnm, aun portezuelo identificado por el mapa cercana a la cumbre 5188 del IGN y al cual bautizamos muy poco originalmente como Portezuelo del Viento. Este no nos

    permita casi estar en pi y es en ese punto una constante. Observamos la ruta y volvimos. Al da siguiente subimos nuevamente al portezuelo y comenzamos a descender hacia el fondo por una quebradita llena de enormes rocas y alguna antigua solfatera. El viento menguaba y sentamos el ruido de las pisadas sobre las piedritas pequeas, las cuales tapizan todo el terreno. Slo encontramos como rastro de vida algunas pequeas poposas (yuyo) y algo parecido a polillas. Finalmente logramos el punto ms bajo, una altura cercana a nuestro campamento base, de donde aprecibamos todo el crter y las dems cumbres del volcn. Comimos y desandamos la ruta volviendo al campamento muy contentos. Lamentablemente Joselo debi volver por motivos laborales cuando el clima comenzaba a desmejorar. Yo logr subir la cumbre 5188 IGN subiendo por un trabajoso acarreo en la empinada ladera Noroeste. Llegado al portezuelo encontr una pirca y otras luego en el filo. En la ms alta no encontr ningn testimonio por lo cual no sabemos quienes me precedieron. Una hiptesis interesante es la siguiente: El Bertrand era lmite con Bolivia antao y posiblemente estos sean hitos. Apreci el gran crter y baj justo cuando desmejoraba el clima. Tuve 3 das

    de nevada en los cuales el bidn de 60 litros se congel pero la carpa (realmente el interior sin el sobretecho) soport todos los embates. Preferamos esta a la otra con sobretecho pues era amplia y cmoda. Con la tormenta finalizada un vehculo de Gendarmera Nacional me pas a buscar. Llegado a Las Grutas nuevamente los copos comenzaron a caer pero ya estaba en un lugar ms civilizado.

    Vuelta al crter y ascenso a otra cimaEn 2012 volvimos con un grupo consistente en Sandra Odriozola, Christian Chvez, los her-manos Barberis (Federico, Pablo y Matas) y yo. La primera parte consisti en explorar la Sierra de Narvaez logrando ascender una montaa con restos presumiblemente de Penck y una montaa virgen bautizada Camila. Los Barberis tambin subieron al San Francisco. Reunido nuevamente el grupo pasamos por Las Grutas y tras superar la Sierra de San Buenaventura armamos un campamento base al Norte del Bertrand a 4830 msnm. Los tres hermanos ascendieron a la cumbre 5188 msnm (IGN) del Bertrand por una nueva ruta y terminaron la expedicin. Los despedimos mientras se iban con su camioneta y nos quedbamos solos en esa depresin rodeados de altos volcanes. El

    MONTAISMO

    Campamento en el fondo del crter.

  • 23 de Enero finalmente partimos en busca del crter y de la otra cumbre presumiblemente virgen. Cost hacerlo arrancar a Christian, quera volverse al campamento, la altura se senta y apretaba. Paso a paso avanz mientras lo alentbamos y pronto avanzamos los tres en busca del portezuelo teniendo a la vista nuevamente al Peinado. Subimos en diagonal hasta el portezuelo con sus infaltables rfagas. Nuevamente para m me adentraba en ese paisaje lunar mientras mis compaeros, en su primera experiencia, observaban maravillados este Mundo Perdido. Llegamos al fondo y no encontramos la pirca hecha en el 2008. Levantamos una carpa pero finalmente para no dormir ajustados en ella decid vivaquear y disfrutar del paisaje estrellado aun teniendo temperaturas muy bajas. La falta de aire por la altura, lo reparado del lugar y seguramente por la cantidad de azufre existente es notable. A la maana pude ver como el sol empezaba a iluminar el borde del crter. Es increble el silencio reinante en el lugar, ningn ruido rompe esa extraa quietud. Partimos en procura de otro portezuelo, al Norte, desde donde desem-bocaramos en el Campo Base. Ascendimos trabajosamente por el terreno inclinado, el cual requera mucho esfuerzo. Grandes rocas,

    algunas partidas por la mitad, aparecan cada tanto. Casi llegando al portezuelo me paralic. Haba un pequeo pedazo de cuero de vicua. Pens enseguida en un santuario de altura pero en ese instante cruz el cielo un ave de rapia. Desde unas grandes rocas verticales, tapizadas en parte con hielo, se escuchaba el piar de sus cras. Nunca las vimos seguramente resguardadas en las profundas hendiduras de la roca volcnica. Reunidos los tres empezamos a transitar por el laberinto de grandes rocas hacia la cumbre Noreste. Finalmente accedimos a un filo rocoso y llegamos a la enorme pea la cual era el punto ms alto. Era un lugar mstico, se notaban las marcas de rayos en la roca y de excremento de ave, de aqu el ave rapaz divisaba sus presas y las cazaba. Se vea hasta la Vega de San Francisco y Las Grutas con el galpn de Vialidad Nacional. No encontramos ningn comprobante ni otro resto. An nos quedaba algo de agua (al final sobr) de los pocos litros acarreados desde el Campo Base. Nos pusimos las mochilas y descendimos lle-gando a las carpas fulminados pero contentos. El 25 descansamos y al da siguiente logr ascender al Cerro Pabelln por una ruta parcialmente nueva. Christian lleg a 100 metros de la cumbre y la Vaska lamentable-

    mente no pudo subir debido a una lesin en el taln, igual lo intent. Desde la cumbre divis una gran tormenta viniendo desde el Este, las cuales son muy fuertes. Descendimos por el abrupto canaln de la ladera cuando caan los primeros copos. Nos reencontramos con los tres y nos metimos en la carpa comunal. Esa noche increblemente llovi una hora como si fuese Buenos Aires cuando realmente a esa altura solamente nieva o graniza. El 27 amaneci con un solazo, la lluvia de la noche anterior solo haba mojado unos milmetros la tierra y al evaporarse se form una extraa niebla, la cual deambulaba por la depresin llevada por el viento. Finalmente apareci la camioneta de Juan Roger y levantamos campa-mento. Volvimos teniendo la hermosa vista del Peinado parcialmente nevado y por supuesto del Bertrand, l y la regin tienen aun muchos misterios por develar.

    Agradecimientos: Botas Front Limit. Vialidad Provincial. Gendarmera Nacional (especial-mente al Cte. Pr. Marcelo Torrisi). Juan Roger. Hostal

    El Autor en la cumbre virgen ascendida en la expedicin del 2012. Los compaeros felices en la cumbre ascendida en el 2012.

  • agenda

    40 - al borde

    DIRECTOR: Ernesto M. Barnetche / PROPIETARIOS: Ernesto M. Barnetche - Santiago Delger / ARMADO Y DIAGRA-MACIN: laspi Diseos - www.laspi.com.ar / IMPRENTA: Galt - www.galtprinting.com /FOTO DE TAPA: Ernesto M. Barnetche--------------------------------------Peridico de turismo alternativo, deportes extremos y medio ambiente. Registro de la propiedad intelectual No854266./ Direccin: Viamonte 2534 27- (1056)- Cap. Fed. Tel.: 4962-2790 Cel.: 15-4434-4920

    e-mail: [email protected]

    Queda prohibida la reproduccin no autorizada total o parcial de los textos publicados, mapas, ilustraciones y grficos incluidos en esta edicin. La direccin de esta publicacin no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artculos firmados y avisos publicitarios, losmismos son responsabilidad de sus pro-pios autores. Las consecuencias de prac-ticar deportes extremos pueden ser muy

    STAFFpeligrosas. Las notas publicadas en este medio no reemplazan la debida instruccin por parte de personas idoneas.

    --------------------------------------El Staff de al borde colabora ad-honorem. Si quers colaborar con nosotros man-danos un e-mail: [email protected] - www.alborde.com.ar Seguinos en: www.facebook.com/revista.alborde

    Twitter: @revista_alborde

    ao XIX- n 185

    THE MADNESS EXPEDITIONSWEB: www.madnessexpeditions.comMAIL: [email protected]: 011-153-269-3505Expediciones - Trekkings - Cursos - Travesas* FERIADO LARGO 25 DE MAYO: Ascenso a los Cerros Platita - Cadenita - Adolfo Calle & Stepanek.* MES DE JULIO:EXPEDICION A BOLIVIA del 18 al 31 de JULIO (5 Cerros).Vacaciones de Invierno en Vallecitos:Del 20 al 25 & Del 27 al 1 de Agosto. * FERIADO LARGO DE AGOSTO:Del 15 al 17 Ascenso al Cerro San Bernardo.Del 15 al 17 Taller de Nieve y Hielo con Travesa de Raquetas.* FERIADO LARGO DE OCTUBRE:TREKKING AL CAMPO BASE DEL EVEREST DEL 17 al 4 de NOV.Del 10 al 12 Ascenso al Cerro Pedro Zanni (Las Cuevas).Del 10 al 14 Ascenso al Cerro Rincn.Del 24 al 31 Ascenso al Cerro Plata.* MES DE NOVIEMBRE:Del 7 al 15 Ascenso al Volcn San Francisco.* VERANO 2015/2016:Lann, Tronador, Aconcagua, Mercedario, Hielos Continentales, Cruce de los Andes (Caballo o Trekking) & Avin de los Uru-guayos (Caballo o Trekking).

    Wenulen TrekkingGuas matriculados. Cel.1559886179. www.wenulentrekking.com.ar - [email protected] Cerro Adolfo Calle 4200 m/ Cerro Stepanek 4100 mCerro Penitentes 4350 mCerro Plata 6050 mCerro Penitentes 4350 m - Volcn Lann 3776 m -Volcn Domuyo 4707 m. *Consul-tar fechas.

    AZIMUTREK4730-0441 . Vicente Lpez, Buenos Aires. www.azimutrek.com.ar; [email protected] de Prctica. Cursos de Trekking y Travesas de Montaa, Escalada en Roca, Orientacin, Navegacin Terrestre y GPS, Capacitacin Tcnica para Corredores de Aventura, Escalada en Hielo. Salidas de Mon-taismo, Escalada y Orientacin.

    Body Expediciones011 15 55 26 98 56 - [email protected] Domuyo Lanin Dos Conos Aconcagua y otros.Cursos: Montaismo integral 1 auxilos en motaa Orientacin Cartografia y GPS SupervivenciaSe dictan cursos en el interior.

    Centro Andino Buenos Aires - CABARivadavia 1255 , of 2 y 3 - Bs As. [email protected] - www.caba.org.arAtencin: Martes, mircoles y jueves de 18.00 a 22.00 Hs.CURSOS: Escalada en Roca - Altura- Artificial y Grandes Paredes - Cascadas de Hielo - Avanzado Escalada Alpina Empotradores - Orientacin - Escalada en Hielo y Cruce de Glaciares. SALIDAS: Barker, Los Gigantes, Los Arenales, Altura (Mendoza). Ingreso y escalada en la Palestra del Cenard. Audiovisuales. Entrenamiento, Biblioteca.

    Centro Cultural Argentino de MontaaTelefono: (011) [email protected] - www.culturademontania.com.arInstitucin argentina, fundada el 5 de julio del 2000 que tiene como misin promover el desarrollo cultural, social y deportivo de las comunidades de montaa.

    ESCALANDOTel/Fax: (011) 4798-2759. [email protected] - www.escalando.com.arS. Elcano 794 y Per. en Acassuso, Bs. As.Tienda de montaa - Muro de escaladaESCUELA / ACTIVIDADES: Cursos Bsicos mensuales. Escuelita nios y festejo cumpleaos. Salto en Cama Elstica. Entre-namiento grupal y personal. Capacitacin para Carreras de Aventura. Salidas a la roca: Escalada Deportiva en prov. de Bs. As., Crdoba o Mendoza, todos los meses.

    Instituto Superior Andes del Surwww.isas-edu.com.ar - Tel 4861-3498. Titulos oficiales de Guia de Turismo Aventura, Gua de Trekking en Cordillea e Intructor de Vida en la Naturaleza. Abierta la inscripcion para marzo 2014.

    FugateGascon 238 Cap Fed. 4982-0203 / [email protected] - [email protected] de Escalada en Roca nivel bsico en palestra, Muro de escalada.

    Fundacin Ecomedwww.ecomed.org.ar - [email protected] -tel: (02944) 456-846Cursos de Primeros Auxilios y Socorismo en Zonas Agrestes.Se dictan cursos todo el ao, en todo el pas.

    ROKA MUERTA- muro [email protected] - Facebook: RKM - club de escaladores Muro y boulder techado. Cursos de esca-lada./ Escuelita para Nios.

    RUSTIKwww.escaladarustik.com.arTel: 4544-8318Cursos de Escalada. Entrenamiento para escaladores. Salidas.

  • noticias

    Freya Hoffmeister arribo a Puerto Madero luego de dar la vuelta al Sudamrica en kayak

    Nadie lo haba hecho, yo quera hacerlo y lo he conse-guidoFreya Hoffmeister, la alemana, de 51 aos, tard algo menos de 4

    aos en hacer los 27000 km para darle la vuelta al continente Su-

    damericano -con algunas interrupciones, solo par en los veranos

    para ver a su pareja y a su hijo-, la termin sin ningn apoyo. La

    travesa, que comenz el 30 agosto de 2011, cuando parti del

    Yatch Club Puerto Madero, termin el 1 de mayo pasado cuando

    un grupo de kayakistas la escolto del Yatch Club Argentino, hasta

    la Fragata Sarmiento (en realidad haba completado su vuelta el

    24 de abril, cuando con las ltimas luces de la tarde arribaba a

    YCA).

    Despus de pasarla mal en el Cabo de Hornos donde estuvo

    varada con el kayak roto en un islote durante 5 das, la rutina

    volvi casi a la normalidad: jornadas de nueve horas en el agua,

    dormir en su carpa y no disponer de barcos ni autos de apoyo. El

    recorrido sigui por Chile, Per, Ecuador, Colombia, el estrecho

    de Panam y Venezuela; hasta ah, todo normal. Cuando lleg a la

    Guayana francesa sufri un ataque de mosquitos. Pero tampoco

    eso la dobleg. Y en Brasil le quedaba algo ms: la famosa ola

    Pororoca de la desembocadura del ro Amazonas, que ocurre

    solo dos veces al ao. Obviamente la agarro cuando Hoffmeister

    remaba por ah. Ella estaba atada al kayak cuando la ola la sor-

    prendi y la arrastr por 15 minutos, segn Freya, esta fue uno de

    los peores inconvenientes que le pasaron en toda la travesa.

    Para saber mas de Freya, se puede visitar su pagina web: http://

    freyahoffmeister.com/ - facebook: https://www.facebook.com/

    freya.hoffmeister

    Agradecemos a Pablo Rodriguez, Pablo Moroni y Javier Perez.

  • noticias

    al borde - 43

    Piedra ParadaLa cima de la aguja de la Virgen en las manos de la cordada ms joven.

    Esta historia comienza con el sueo

    de dos jvenes, Nacho Cott y Franco

    Gallar, oriundos de Villa Carlos Paz.

    Escaladores de la escuela Bloque que

    con 15 aos de edad se deslumbraron

    ante la imponente Aguja de la Virgen en

    el sector de escalada la Buitrera, Piedra

    Parada, Chubut. Y despus de un ao (con

    16 aos cumplidos) se convirtieron en la

    primera cordada ms joven en concretar

    esta tremenda hazaa.

    Despus de idas y vueltas, el viaje a Piedra

    Parada empezaba a tomar forma a fines

    del ao 2014. Pero por algunas lesiones

    (Nacho operado de los meniscos y Fran

    con esguince de codo) las expectativas del

    viaje se centraron en simplemente escalar,

    todo lo que se pudiera.

    Obviamente ella estaba all sola, la Aguja

    de la Virgen, imponente, majestuosa.

    Y con una historia previa que data del

    verano 2014, cuando consiguieron los

    dos primeros largos (7b, 7b) despus de

    grandes esfuerzos y con un descenso que

    tuvo varias excusas, quizs un poco de

    inexperiencia y algo de inseguridad de

    estar solamente con Milena e Ivn (padres

    de Fran) sin saber si haba, en el momento,

    algn escalador que pudiera asistirlos

    ante cualquier eventualidad.

    Esta vez la cosa era distinta, ya en abril de

    2015 la capacidad deportiva de ambos, la

    experiencia y la madurez como cordada,

    sumado a que abajo estaban Diego Coco

    Calabr, Luis Lamas y Juli Milln, les daba

    la confianza para no desaprovechar nin-

    guna posibilidad. El broche de oro habra

    sido subirla con Coco, el profe, mentor y

    principal responsable de pulir a estos dos

    diamantes en bruto. Que no pudo acompa-

    arlos por una lesin en el hombro.

    Llegaron el jueves 2 de abril a las 16 hs,

    Ivn, Chalo Merino y ellos dos y sin perder

    el tiempo partieron hacia El Gruyere y

    La Calavera. Al da siguiente se reen-

    contraron con Coco, Juli, Amalita, Matilda

    y Luis. Despus de tres das se sintieron

    confiados de probar la Aguja.

    El lunes 5 despus de charlar con Coco

    temprano haban pensado tomar un da

    para recuperarse y hacer el intento al da

    siguiente. Pero de regreso al camping, un

    poco desilusionados de esperar un da

    mas, decidieron guiarse por la ansiedad

    y fueron hasta el pie de va. Franco vio

    el da y pens vaaa. Sin dudarlo Nacho

    acompa la propuesta y juntos le dieron

    color a la idea.

    A partir de ese momento el objetivo era

    subir como sea. A las 12.30 aproximada-

    mente comenz la escalada. La decisin

    fue que Nacho primereara los cuatro

    primeros largos (7b, 7b, 7, 7+) y Fran

    se preparara para el quinto largo graduado

    en 8/8+. Entre escalada y jumareo

    superaron los dos primeros largos, esta

    vez con mucha ms fluidez y velocidad

    que la vez anterior.

    El 3er largo se torn algo duro, la

    cantidad de piedra suelta y sobre todo la

    incertidumbre se hicieron presentes. En

    ese momento, ante poca presencia de

  • 44 - al borde

    noticias

    magnesio, la escalada era puramente a

    vista. Y al llegar a la reunin la situacin

    era muy tensa. Comieron medio paquetito

    de galletas y tomaron medio litro de agua

    entre los dos.

    La reunin (dos chapas y un parabolt

    destrozado al lado) les inspiraba algo

    de desconfianza e inseguridad. En ese

    momento, ambos, sin saber lo que el otro

    pensaba, esperaban el momento de que

    alguno cayera en la debilidad de decir y

    si bajamos? para emprender el descenso.

    Pero no, ninguno dio el brazo a torcer. Y

    as siguieron hasta concretar el 4to largo.

    Este fue el primer momento de mayor

    felicidad, deca Nacho. Lo posible estaba

    hecho, slo faltaba el octavo grado.

    Este era el turno de Franco, as haba sido

    acordado. Un largo de entre 6 y 7 chapas.

    Hasta la mitad las cosas venan saliendo

    bien, coment Franco. Pero a partir de la

    tercera chapa, saliendo del desplome hacia

    la placa, se encontraba el crux: la placa

    letal. La progresin se hizo algo lenta y

    entre gritos y algn que otro insulto, pudo

    liberarla.

    Solo quedaban unos 10m de 4to grado,

    dos chapas y mucha piedra suelta.

    Alrededor de las 18.30 hs el sueo de

    llegar a la cima estaba hecho. Aunque

    saban que todava faltaba una parte muy

    importante. Como todo escalador saban

    que no podan relajarse, la concentracin y

    atencin eran fundamentales. Conscientes

    de que no caba lugar para el mnimo

    descuido, comenzaron el descenso. Se

    presentaron algunas complicaciones

    que afortunadamente pudieron resolver

    con rapidez y despus de cuatro rapeles

    llegaron a tierra firme.

    Como si se tratara de dos viejos

    escaladores consumados, la sensacin de

    suma felicidad fue recin cuando tocaron

    el piso. Chochos de estar vivos fueron

    las palabras de Franco. Ahora la felicidad

    estaba completa.

  • La corta edad y acotada experiencia no

    impidi que tuvieran un comportamiento

    impecable. Slo pudieron relajarse al

    concluir la hazaa. Ambos saban que la

    cumbre slo era la mitad del camino.

    Agotados y con un apetito voraz, Ivn los

    agasaj con unos spagettis con salsa de

    queso exquisitos. Esa cena la compartieron

    con Chalo, Coco, Julia.

    Y as, despus de tanta escalada, partieron

    al dia siguiente con destino a Villa Carlos

    Paz. Agotados pero muy felices, ya estn

    proyectando hacia nuevos desafos.

  • 46 - al borde

    Lectura Recomendada

    educacin en la Naturaleza Prof. diego dozo y prlogo Tatiana Mange

    Gua Turstica La Cumbre Jorge Gonzlez

    Un enfoque distinto en cuanto a la enseanza de las tcnicas campamen-tiles en los nios y adolescentes, utilizando como herramienta el juego y la aventura, donde el alumno es parte de su proceso de aprendizaje y no un mero espectador.Destinado a docentes, estudiantes, coordinadores, etc. que trabajan en el rea de Educacin en la Naturaleza. Apunta a una transferencia ms directa de las tcnicas campamentiles, revalorizando el aspecto educativo/formativo de la actividad y priorizando el contacto directo a travs del juego.Este libro no es una nica receta, sino un disparador de una forma de trabajo que cada docente podr aplicar a sus necesidades, adaptar a las diferentes edades, contextos y situaciones, como as tambin crear nuevos juegos y actividades. Busca generar en el docente el aprendizaje de experimentar, de crear, de ir en busca de su propia experiencia y no de reproducir las mismas en forma de fichero.No se trata de ensear la tcnica en s misma, sino juegos y actividades para su enseanza, a travs de la experiencia directa, de su propia experi-encia, para alcanzar un aprendizaje significativo.

    Ya est a la venta por $75.- pedir info y entrega a [email protected]

    Ya estamos acostumbrados a las excelentes guias del Valle de Punilla de Jorge Gonzlez, siempre puntilloso en el contenido como en el diseo de las mismas, casi siempre orientadas al turismo alternativo. Nos sorprende con esta nueva gua, donde se descata la Historia, Natura-leza y Arquitectura de La Cumbre.Cada tema merecera un libro por si solo, mientras tanto aqu encontramos una referencia de todo aquello que en una particular armonia, gente y naturaleza, arte y otoo, historia y viento, monte y arquitectura, invierno y trenes, ingleses y sueos, vecinos y pjaros han marcado y marcan a La Cumbre con la impronta de su paso. Es una guia imprescindible para el que desee conocer a La Cumbre y

    enamorarse de ella, como lo hizo Jorge hace muchos aos.

    Conseguila en Secretaria de Turismo de La Cumbre Av Caraffa 300 Tel

    03548-452966 [email protected] www.lacumbre.gov.ar

    Jorge Gonzlez: [email protected] Tel 03548-451393

    Conseguilos prximamente tambin en FILO SUR - Tel 4381-9675 /

    [email protected] / www.filo-sur.com.ar