Melindra y Frnico - re pecaditos como los tuyos, insuperable Me ...

download Melindra y Frnico - re  pecaditos como los tuyos, insuperable Me ...

of 4

  • date post

    05-May-2018
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    6

Embed Size (px)

Transcript of Melindra y Frnico - re pecaditos como los tuyos, insuperable Me ...

  • '1

    I

    Melindra y Frnico:despedida gesticulantepor Jos Buil

    . Hace ms o menos dos aos que te conozco y tetrato, intento: trtote Melindra como puedo, lla-mndote de mil y dos modos dicindote a veces yen ocasiones que no me hables con tanta retricacomo acostumbras: Melindra, porque se debe a quet nunca me dices con palabras contundentes yestrechamente sinceras lo que tienes qu decir. Todolo haces, lo que puedes hacer por ti lo haces, lodems, tus paps son los decidores y repetidores:Melindra para ac y para all, como muequita deporcelana, donde ellos quieren los dos adultsimos eimperativos, en verdad son adultsimos: tu padrequien noms ordena, sin moverse, quiz porque lefalta lo que a la cucaracha y lo que a ti Melindra, tesobra en estas escondidas hipcritas y agazapadas,echas as para evitar que ellos se enteren, pobresviejos adultsimos y no les d un infarto al miocar-dio, que vaya a ocasionar que el sstole y el distolese detengan para siempre y Melindra, lloraras en-tonces como una Magdalena bblica por la ausenciade los padres, que un da lejano, quin sabe cuntotiempo ha, desde que eras apenas una microrrevoltu-ra de esperma y ovario han intentado meterte a suorden, engrilletada desde entonces habas estadohasta hoy, hasta antier, antes de antier, meses atrs,y te conozco entonces y comienzas hable y hable yme mareo y luego hablas y no te entiendo nunca

    35

    nada de nada de tantas cosas que dices y ahora, tetengo callada, por primera vez callada, en tantotiempo ha llegado por fin mi tumo/

    La vez que en la reunin te v con tus amigos,ah s que tus paps te dejan ir, con los degeneradosmotorizados; amigos muy terrcolas pero algo extra-os yeso s, supermodemos de dnde los hassacado muchachita, de dnde? Dmelo. Viven yvivas, me conociste, en el mundo de mecnicailustrada, donde el ncleo de la vida es la bujachampion y los dioses son los carburadores y lasbandas y las hlices de los autos son las alas con lasque ellos vuelan al taller del cotorreo motorizado,donde la filosofa se convierte en elucubracionessobre las tuercas y los tornillos y todo eso y algoms de lo que hasta da flojera hablar, porque unosiente que la mquina de escribir se convierte en unpoderoso echahumo que compite donde a ti, t ytus amigos se presentaban cada domingo, todos enchinga jarocha tecnificada y ultraao dos mil, acompetir en la recta solitaria, donde gritaban impul-sando al auto que ruuuga arrancando velozmenteen una sola milla. Y ay, la catastrfica primerapltica entre t y yo, verificada en la coloniaLindavista y conmigo sin saber decir otra cosa que:dos puntos encuerados:bueno s, las bujas cmo no, s, sobre todo la deac. S y el rock grueso, uuuuu, qu onda s/ Digotodo eso de los modelos Melindra, de las bujasMelindra, yo no s nada. En verdad que me pareciuna verdadera disolucin teoricista esa primera plti-ca contigo enmedio de tanto muchacho ajuareadocomo de fantasa y dndole al dancing frentico:Frank Zappa gritando como buen maestro lo ltimode la onda y de la grea larga pero arreglada.Caracoles Melindra y yo sin saber siquiera cmomover una pata, tieso, tieso, impactado, vindotenada ms como te meneabas; t ah chocando muygruvi y yo nada ms viendo, porque no s claro.Hasta que a punto de gacarear y echar los ojoscuadrados y colorados al suelo te digo, Melindra,estoy mareado, la rec, el cuarto este me da todovueltas, de tanto verte a ti dndolas, mirndotecomo te vas y te vienes/

    Melindrita dime, de quin heredaste este lunar?

    y ah estabas baile y baile y yo a punto de vomitar,sin saber dar un paso y por fm, me qued como laestatua esa de la Alameda empinado y sin sabernada desde el suelo te vi baile y baile con el exticoestudiado de junto. Hilarante te acomodaste elcabello y decidiste entonces: ni una sola palabra, niuna sIlaba ms para el Frnico derrotado y sumidoen un agujero hondo hondo. Me qued comohipnotizado y me limit a verte a ti y a todos,acurrucado en un rincn, hasta que todo acabentre risas y sin una sola palabra ms de ti para m/

  • Enmedio de esta desnudez deslumbrante Melin-dra, te noto algunos granitos en la espalda.

    ah Melindra, y el segundo encuentro en la calle:esperndote afuera de la escuela, caminando con tusnalgas guapachosas as, menendose frente de m yt sin dignarte dirigirme una furris y triste miradaconsoladora, a m, el Fmico castrado, impotentedesde el da del baile iHolden Caulffield tena unagorra tan roja como las mejillas mas! iMelindra, niun saludo te acuerdas? Y yo que haba ido aesperar y que voy tras de ti a la salida de laacademia, en donde las nias en la maana deentrada son obligadas a persignarse por las maestrasy en la tarde se acurrucan y utilizan el ndice paracometer pecaditos como los tuyos, insuperable Me-lindra/

    Oh Melindra, tuerces la boca y entrecierras losoj s.

    ja, como no me ibas a hablar ja, decido correr trasde ti y tus cositas voluminosas en la plentiud delmedi da urbano y aqu voy: oye muchacha, pssst,p t Melindra, as te llamas no? Detrs de ti voy,muchacha bailarina soul, punto de atraccin, centrode I festivo, del carnaval inacabable, la muchachaofendida p rque la pareja escogida no le hallaba asu ritm del uno do , s, eres Melindra y ah vascaminand delante de mis pasos torpes, ansiosos yapresurad ,ja, cmo es que no volteas, as es queno me hablas mientras yo no lo haga, como si nome con cieras, pero si soy Fmico, el nico, elincreble, el que ante nada se detiene y ante quiennadie se resiste, yo, admirador idlatra de Bustrfe-d n, Frnico, el que se lanza detrs de la Melindradurante dos cuadras seguiditas y hasta que en unmomento de arranque teleptico volteaste al escu-char el psst pssst y me dijiste t eres FrnicoVerdad? El de la fiesta y si c1aaaroo, si soy, comono, si me llamo Fmico, pero no te ras, no, en elbaile, bueno, despus de l, un cuate tuyo, Mrbido,ora s rete, bueno, pues deveras, l me dijo queaqu en esta escuela es donde te doctorars desecretaria bilinge especializada en alguna de esasmquinas computadoras y entonces, pues t eresMelindra y como yo quera hablarte, pues para eso,para ser tu amigo yeso, aunque, deveras no sbailar, Qu eso importa? Bueno Frnico, eres unverdadero tarado, nunca haba conocido alguiencomo t, te lo juro Frnico, adems, despus detodo me caes bien por aferrado, te vuelvo a jurarque no s como t, despus del papelazo de lafiesta, te atreves a venir aqu a la salida de laescuela y todava te avientas a hablarme, la verdades que pensaba que eres tan baboso que ni siquieraibas a verme pasar pero s y adems me sigues comormora durante dos cuadras y me hablas todo fuerade onda, no s, suponte que no te hubiera pelado

    36

    Frnico, despus de todo eso que eres me caes bien,quiero decir que me caste bien desde la vez de losarrancones y luego en la fiesta, en realidad parecestan desconectado, ms bien baboso, como, comouno de esos animales agusanados que se arrastran enlas noches por los mosaicos de los azulejos, digo, delos baos, esos que mueren con un poquito de salen el lomo retorcindose, aj, vaya Melindra, as esque tienes mentalidad de metfora no? As es quete parezco un tlaconete, sabes, el otro da me socomo un caracol con tremenda concha en la que mepoda esconder de vez en cUando y a la hora quequisiera, ja, que chistoso, ahora t me dices queparezco un baboso, cuando menos tu metfora y misueo resultan primos de la familia gasterpodaMetfora Frnico, qu es eso? Bueno, mira Melin-dra, es que t imaginas que soy y eso/

    El momento Melindra, la bsqueda, el encuentroy ahora Melindra, con estos besos silentes, de labioa lengua y de baba a saliva, se siente Melindra, loque tenemos aqu t y yo entre pierna y pierna, nostenemos, estamos envueltos, resbalando en paredesmusgosas y hmedas, deslizndonos uno en elotro. .. Oh Melindra, estamos aqu, en este enfren-tamiento corpreo, cometiendo faltas de hortojrafia,retorcindonos en nuestros pecados sudorosos...Cmo contarlo a quien se masturba leyendo esto? /

    Melindra Y ayer deveras te iban a violar? dospuntos encuerados: no ms asistencias a los arranco-nes, mil idas al teatro, no ms idas a fiestas de lastuyas amistades, mil quinientas veces en el cine: elcine las Amricas, parado aqu, Insurgentes, gentede jueves, fin de jornada burocrtica y administrati-va, muchachas agitadas pero frescas, mejillas sonroja-das, african luk, pantalones ajustados, blusas insi-nuantes, rojos los labios y las seis de la tarde. Hacerato, digamos horas, llamaste para decir que a lasseis de la tarde, esta tarde, en la entrada del cine,este cine: las seis con uno, acostumbras el retrasocomo mquina de timex: decido fumar, matar eltiempo, me dirijo al puesto de chicles y comprounos rlei, sin boquilla por favor, el cine, carteles desuperestrellas: Loren, Burton, el yet set en pleno, elcigarro encendido y soplo la abotagada cara deBurton: ruuumble, vibraciones aptridas, la ciudadcomienza a tambalearse, mis pulmones se inflaman,la gente de tan asustada por el tembloriqueo ni sefija que me convierto en un globo que echa humopor un orificio, doy vueltas enjaulado en la urbe, eledificio de enfrente comienza a derretirse como velaconsumida en un aniversario olvidado, un avindestroza unas gordas nubes con su zzuuuumbido ypedacitos de algodn caen a media avenda, nadie venada, nadie se fija, el terror impera, un camin depasajeros asardinados horrorosamente apachurra elchapopote y ruuuge, detrs de m el cine se cimbra,cristales resquebrajados, concreto agelatinado, inhalovidamente de mi rlei sin boquilla, el globo ya no

    j

    ---------------

  • 1

    soporta un centmetro ms de aire, la gente grita ycorre levantando los brazos al cielo mientras laciudad se pone terremtica, los camiones se detie-nen incrdulos, la gente para sus motores agitadosde media semana, unas beatas se genuflexionan enbusca de la salvacin, la ciudad se horripiliza: bolasde humo arrastradas por el viento, polvo de losedificios que caen cacho a cacho, los pulmones deyo globo sueltan el humo, vuelvo a aspirar, fumo,pulmon